El duelo, superando las pérdidas2018-08-30T12:11:46+00:00

El Duelo

Superando una pérdida

Más Vida Psicólogos

El duelo inevitablemente es algo por lo que tenemos que pasar la gran mayoría de las personas. Sucede antes o después en nuestras vidas, y supone una situación difícil que suele marcar un antes y un después. Todo duelo requiere de un proceso, hay duelos que podemos superar sin dificultad y otros en los que necesitamos incluso ayuda profesional, para poder transitarlo y superarlo.

Cuando hablamos de superar un duelo no significa que ya dejamos de sentir y nos olvidamos de aquello tan importante que hemos perdido, significa más bien que aunque nos afecte y nos duela, podamos continuar con nuestra vida, habiendo salido fortalecidos de la experiencia.

Que es el duelo

Mucha gente se pregunta ¿Qué es el duelo? Un duelo no ha de representar necesariamente la muerte de un ser querido, como comúnmente se cree. Podemos entrar en el proceso de duelo ante cualquier pérdida significativa, puede ser la pérdida de un ser querido, sentirnos abandonados y solos, una amistad que se acaba, una separación, divorcio, una enfermedad, la pérdida de nuestra mascota e incluso el paso de una etapa de nuestra vida a otra o la pérdida de trabajo.

El proceso de duelo se puede hacer ante multitud de circunstancias, de hecho existen diferentes tipos de duelo. Su principal seña de identidad es la pérdida significativa de algo o alguien. Supone un periodo en el que se pasa por una etapa de adaptación emocional. Este periodo tan difícil nos sirve para encontrarnos de lleno con nosotros mismos, con lo que sentimos, las emociones que aparecen, los pensamientos y las reflexiones que surgen sobre nuestras vidas explicando así las fases del duelo.

No cabe ninguna duda de que este proceso es necesario sentirlo y vivirlo, que es el duelo, tal y como indican los expertos en duelo. Cada duelo que vivamos puede ser diferente, y dependiendo de cómo nos encontremos y la etapa de la vida por la que estemos pasando puede ser más intenso, más complicado e incluso angustioso y sufrido. También dependiendo de cada persona el duelo será diferente, ya que hay quienes lo viven con una mayor intensidad y tardan más en poder gestionar todo lo que les está ocurriendo en su mundo interior.

Cuando nos resistimos a vivenciar este necesario proceso, es cuando van surgiendo los problemas, que incluso pueden derivar en trastornos mentales de ansiedad como la depresión.

Tipos de duelo

Los duelos por los que pasamos, dependiendo de cada persona y situación pueden ser de diversos tipos, cada uno tiene sur características particulares. Estos son algunos de los tipos de duelo que mejor se han identificado, y han sido descritos por los profesionales dedicados a la investigación de este proceso tan particular entendiendo así también como superar el duelo.

proceso de duelo

Duelo patológico

El duelo patológico, que deriva en alguna enfermedad física o un trastorno psicológico, se produce cuando la pérdida no es aceptada y cuando se utilizan estrategias de todo tipo para esquivar todo el proceso que deriva en la aceptación.

Duelo anticipado

El duelo comienza antes de que la pérdida ocurra, es una manera de prepararse para lo que está por llegar. Suele darse sobre todo en enfermedades de larga duración, y también en separaciones de parejas en las que hay decepciones y desilusiones

Duelo intensificado

En este caso la expresión de las emociones se producen de una forma intensa y descontrolada. Se saca la rabia violentamente, a través de la agresividad, se culpa y se grita. La intensificación de este dolor provoca una gran inestabilidad emocional, lo que puede ocasionar trastornos asociados con la ansiedad y el estado de ánimo como la depresión.

Duelo retardado

Este tipo de duelo se produce cuando desde un principio no se ha podido asimilar, ni se ha podido aceptar la situación de lo que está sucediendo en relación al duelo. Por lo tanto, más adelante, es cuando la persona vive el duelo. Se da sobre todo en personas que necesitan controlar sus emociones con la intención de no romperse y entregarse a lo que sienten.

Duelo confuso

Se produce una desorientación, ya que la persona no sabe ciertamente lo que ha ocurrido, si la persona ha muerto o no. Estos casos son propios de las personas que han sufrido la desaparición de alguien y con el transcurso del tiempo no han hallado su cuerpo, ni se ha comprobado que haya muerto.

Duelo desautorizado

Cada duelo requiere de un tiempo y hay personas que necesitan alargarlo algo más. Muchas personas del entorno de quien está viviendo el duelo no entienden esto, entonces surgen los reproches.

Quien está viviendo un duelo que entiende como desautorizado por los demás, procura reprimir sus sentimientos de cara a estas personas, aunque de forma interna no lo haya podido superar aún. Suelen ser situaciones que presentan algún estigma social y que no son aceptadas, como el abandono de un padre, que es visto por la familia como alguien que no es digno de ser recordado, aunque los hijos puedan estar sufriéndolo igualmente, y nadie quiera hablar del tema.

Negación del duelo

Se trata de un duelo inhibido, en el que la persona que lo está viviendo y ha sufrido una pérdida significativa, no puede expresar las emociones, por lo que intenta reprimirlas y aguantarlas. Se racionaliza la situación para no tener que expresar lo que se siente. Culturalmente los hombres se suelen ver a menudo en esta situación, ya que muchos han recibido el mensaje social de que no está permitido que el hombre llore, porque debe ser fuerte y racionalizar cada situación… (qué es el duelo)

Lo cual deriva en una represión de emociones y sentimientos que acaban repercutiendo tanto en la salud física como mental de la persona, que se ha visto con la obligación de negar su duelo.

Fases del duelo

fases del duelo

Se han hecho muchas investigaciones sobre lo que supone el duelo en nuestras vidas. Entre las teorías sobre las fases por las que una persona suele pasar ante un duelo, la más destacable y la que más se utiliza en el ámbito de la salud es la propuesta por la Psiquiatra y escritora estadounidense Elisabeth Kübler Ross, que fue publicada en 1969 en su libro “On Death and dying” (acerca de la muerte y el proceso de morir).

La propuesta de esta prestigiosa autora se extendió en todo el ámbito académico, donde fueron aceptadas las 5 fases del duelo por las que se sabe que pasa una persona que está en este proceso de una pérdida significativa. Estas etapas del duelo no han de seguir necesariamente un orden ni una secuencia lógica. Incluso hay personas que resuelven su duelo sin tener que pasar por cada una de estas fases.

Estas fases de las que estamos hablando cada una de ellas tiene sus propias características, tal y como veremos a continuación:

  1. Negación

En esta fase la persona que lo sufre no es capaz de aceptar la realidad de lo que está sucediendo, hay una parte suya que se resiste a asimilar la situación. Este proceso puede ser consciente o inconscientemente, y aparece sobre todo como un mecanismo de defensa. Es algo normal que ocurra, ya que sirve para reducir la ansiedad del momento. No hay que forzar a la persona a que abandone este estado de negación, ya que lo hará por sí misma cuando se encuentre preparada para ello.

  1. Ira

El enfado y la angustia producida pueden llevar a la ira y también a la necesidad de buscar culpables. Este enfado se puede manifestar de muy diversas maneras dependiendo de cada persona. Pude proyectar el disgusto hacia las demás personas o incluso hacia sí mismo.

  1. Negociación

El dolor, en esta fase necesita de una negociación ficticia. Entender la situación y comprenderla, dándose fuerzas para afrontar la pérdida y viéndola como algo inevitable. Ayuda sobre todo a reducir el dolor aunque sea de forma momentánea.

  1. Tristeza y depresión

Esta situación tan dolorosa que puede haber sido totalmente inesperada, ha podido repercutir en un gran impacto. Cuando esta tristeza y desolación se vuelve profunda y se mantiene a lo largo del tiempo puede dar lugar a una depresión. Sería fruto de una crisis existencial, donde la persona necesita de esta tristeza para indagar y reflexionar sobre su propia vida. Tras este periodo puede haber una especie de resurgimiento y crecimiento personal.

  1. Aceptación

Dependiendo de los recursos con los que cuente cada persona para afrontar su propio duelo, la aceptación podrá llegar antes o después. Esta etapa no representa a la alegría ni la satisfacción, simplemente es un paso hacia el encuentro con el desapego emocional y también la mejor comprensión de lo que ha sucedido.

Cuando una persona pasa mucho tiempo en el proceso de duelo y no consigue llegar a la aceptación, es entonces cuando se hace imprescindible acudir a un profesional de la psicología, que le ayude a obtener los recursos necesarios para poder superarlo de una forma saludable.

Como superar el duelo

Superar un duelo no significa que desde un principio lleguemos a la aceptación y consigamos seguir con nuestras vidas como si nada. Cómo superar un duelo hay que transitar las fases que hemos comentado, y en alguna de ellas puede que estemos más tiempo del que nos gustaría. Incluso aunque superemos alguna de estas fases siempre podemos volver a ella. No es un proceso sencillo, y por eso muchas veces requiere de ayuda profesional.

5 fases del duelo

En nuestra cultura hemos visto muchas veces la muerte como un tema tabú, del cual no se habla y, por lo tanto, no se naturaliza. Es por esto que muchas personas les cuesta entender la muerte como un proceso natural de la propia vida.

Las pérdidas significativas son algo por lo que vamos a tener que pasar de una forma u otra, lo más importante es que desde la infancia este proceso se pueda ver como algo natural entendiendo así también los diferentes tipos de duelo. La comprensión de lo efímero y una educación basada en la expresión emocional, ayuda a que se pueda hacer una mejor gestión de los duelos. Como la mayoría de las personas no hemos hecho este valioso aprendizaje, cuando llega el momento se nos hace muy cuesta arriba, tanto que necesitamos de alguien que nos pueda guiar en este proceso.

Nuestros psicólogos especialistas en duelo (que es el duelo) cuentan con la experiencia necesaria como para adaptarse a cada situación, y a las circunstancias personales de cada persona. Mediante la escucha activa y un acercamiento comprensivo y humano se puede ofrecer una ayuda extraordinaria para acompañar en estos difíciles momentos a la persona que lo necesita.

Tras esta experiencia, cuando se logra resolver con un profesional especializado, se amplía de una forma más saludable el mundo de las relaciones personales. Además, se consigue disponer de una mayor diversidad de recursos para gestionar las emociones en situaciones difíciles, en las que nos vemos frágiles y totalmente vulnerables, explicando esto también en las fases del duelo.

La realidad es que la situación de duelo es necesaria pasarla, sentirla y vivirla. Es algo inevitable. La tristeza, rabia y dificultad que supone no significa que estemos haciendo mal el duelo, muy al contrario, significa que lo estamos transitando y por lo tanto que en cualquier momento podremos superarlo.

Existen muchos factores que afectan a su intensidad y duración: las causas que van asociadas, la edad, personalidad, recursos, gestión emocional, etc. Cuando se vuelve insostenible y repercute limitando nuestra vida cotidiana, dejar pasar el tiempo no es la solución. Lo necesario en estos casos es acudir a un profesional de la psicología especializado en este ámbito, como los profesionales de los que disponemos en nuestro centro de psicología.

Un duelo que no se resuelve ni se logra superar, es un duelo que se ha estancado en nuestras vidas, y puede manifestarse de muchas formas, todas ellas repercutiendo tanto en nuestra salud mental como física. En cualquier caso, para llegar a aceptar esta pérdida significativa que no se ha logrado superar, dejar pasar el tiempo no es la opción más sensata. El tiempo por sí solo acaba desgastando y haciendo que el problema se vuelva más resistente. Es necesario cuanto antes pedir ayuda psicológica, para que esta pérdida no acaba enquistándose, de forma que nos limite en todos los ámbitos en los que nos desenvolvemos.

Concierta una cita

Consultanos tus dudas, envíanos un mensaje o concierta una cita.

Contáctanos