Psicología para adolescentes Málaga2018-08-13T18:37:34+00:00

Psicología para adolescentes Málaga

Tu gabinete de Psicología para adolescentes en Málaga

Más Vida Psicólogos

En qué consiste la psicología para adolescentes

La etapa de la adolescencia, como bien sabemos la mayoría de las personas, es una etapa crucial en nuestras vidas. Los padres ante estas circunstancias en las que ven cómo sus hijos se distancian y están en búsqueda de su propia identidad, no saben muy bien qué hacer y muchas veces acaban por frustrarse y empeorarlo todo. Hay una especialidad en psicología como es la psicología para adolescentes, que sirve como apoyo y guía tanto a los padres como a los propios adolescentes que están pasando por cambios de todo tipo y no saben realmente cómo gestionar.

Una ayuda siempre viene bien, unas recomendaciones y sobre todo un respiro para comprender todo lo que está sucediendo. En esta etapa es común que los adolescentes pasen por una serie de fases que son características de la adolescencia. Comprender estas fases, situaciones y comportamientos puede ser de gran alivio, ya que es un momento que nos desorienta a todos.

Muchas conductas que entendemos como problemáticas y conflictivas no son más que algo necesario en el transcurso del desarrollo de un adolescente. La psicología de la adolescencia se encarga de considerar cada una de estas etapas, de entender cómo deben de reaccionar los padres, para que sirvan de apoyo y no cómo un elemento negativo para el proceso por el que está pasando el/la joven.

Psicología de la adolescencia

¿Es necesario recurrir a la psicología en una etapa tan difícil como esta? Es lo que muchos padres se preguntarán. La adolescencia es una etapa de transformación donde los padres pueden tener un papel relevante positivo. Sin embargo, la mayoría de los padres no saben cómo actuar con sus hijos ante este periodo tan complejo. Por eso es necesario solicitar una ayuda extra.

La psicología para jóvenes es una buena opción, ya que un psicólogo especializado en adolescentes goza de mucha experiencia para transmitir recursos y habilidades, que serán indispensables para que el adolescente se enfrente a todos los retos que tiene por delante.

adolescencia psicologia

¿Por qué un psicólogo para adolescentes es una buena opción?

Un psicólogo especializado es quizás quien mejor pueda entender esta situación por la que está pasando el adolescente. El profesional no juzga simplemente procura ver las cosas tal y como las está viendo el/la joven que tiene delante suya. Esto es sin duda algo muy difícil para lo que la mayoría de los padres no están preparados, puesto que tomar esa distancia emocional, sin hacer juicios para escuchar y entender todas las dificultades de la otra persona, requiere de una preparación previa.

La adolescencia se caracteriza por periodos de inestabilidad de impulsividad y falta de experiencia en el control y gestión de las emociones, lo que implica tomar decisiones arriesgadas e incluso peligrosas. Para la adolescencia psicología puede ser sinónimo de control y represión. Esta idea es algo que rápidamente el psicoterapeuta puede desmentir, ya que con su trabajo cumple la función primordial de acompañar al adolescente en el transito de todos los cambios y las dificultades por las que esté pasando, ya no solo con su entorno y el vínculo con sus iguales, que es lo que más le importa al adolescente, sino en la relación con sus padres, su familia, y sobre todo, en la relación consigo mismo/a.

¿Qué problemas psicológicos pueden tener los adolescentes?

psicologia para jovenes

Los adolescentes, debido a que están pasando por una etapa en la que están construyendo su identidad, tienen una mayor sensibilidad para romperse psicológicamente fácilmente. No tienen una estructura aún consolidada de su personalidad y están en plena búsqueda de ella. En este transcurso, si no cuentan con unas condiciones en las que se sientan protegidos y sostenidos por personas adultas, corren el riesgo de desmoronarse; lo que les lleva a caer en conductas adictivas y conflictivas.

También es un periodo donde su cuerpo está en constante cambio y esto le puede llevar a generar problemas psicológicos. Es habitual que tengan curiosidad en diversos aspectos como las conductas sexuales, y si no están bien informados e instruidos en este aspecto pueden correr el riesgo de tener embarazos no deseados, como también contraer enfermedades de transmisión sexual.

Como hemos dicho, la adolescencia  no es una etapa fácil, es más bien difícil y compleja, se manifiestan conductas de riesgo, y la inmadurez les lleva a tener la sensación de que nada va a ocurrir por mucho que se expongan, por lo que experimentan situaciones en las que pueden llegar a probar drogas, beber alcohol, etc. Situaciones que han de conocer para saber cómo enfrentarse a ellas.

En muchos casos se sufre de una inseguridad emocional, y para construir su identidad recurren a modelos a seguir. Escogen referentes a los que quieren parecerse: artistas de cine, estrellas de música, deportistas de élite, etc. Esto es algo bastante habitual.

En casos más aislados el periodo de la adolescencia puede ser un impulsor de trastornos psicológicos, relacionados con trastornos de alimentación, como la anorexia y la bulimia, trastornos del estado de ánimo como la depresión, y trastornos mentales más graves como la esquizofrenia. En todos estos casos es imprescindible acudir a un profesional de la psicología experto en adolescentes. Ir a terapia a tiempo también puede ser un buen método de prevención para posibles complicaciones en la edad adulta.

¿Necesitan los padres ir a terapia?

Los cuidadores y padres son un elemento clave en la estructura de un adolescente. Habitualmente consideran que sus hijos son los que tienen los problemas y por lo tanto son quienes necesitan de ayuda psicológica. Sin embargo, es recomendable que los padres también se involucren en este aspecto, reconociendo que forman parte de esta etapa tan complicada por la que está pasando su hijo/a.

En la psicología de la adolescencia el trabajo con los padres de un hijo/ adolescente es algo fundamental. La terapia estaría incompleta si no se realiza teniendo en cuenta a los padres. Es de suma importancia que los padres comprendan este proceso, y que entiendan qué conductas son normales y cuáles no, y qué pueden hacer por sus hijos y qué es lo que no pueden hacer por ellos atendiendo a lo que ya se sabe en psicología adolescencia. De esta manera sabrán cómo deben actuar ante una situación que a la mayoría les genera una gran preocupación y ansiedad.

La figura del psicoterapeuta puede servir para mediar entre las tensiones que se producen entre padres e hijos. El profesional hace una transmisión a los padres de lo que en esta etapa vital necesita su hijo/a adolescente de ellos, así les resultará más fácil saber cuáles son las necesidades específicas a las que deben atender. Resolver esta situación tiene una gran trascendencia tanto para padres como para los adolescentes, ya que permite centrarse en lo importante, sin añadir estresores que complique aún más todo el proceso. Por lo que podemos decir con garantías que la colaboración e implicación de los padres es algo de vital importancia.

¿Cuándo es conveniente acudir a terapia con un adolescente?

Cualquier momento es bueno, y sobre todo cuanto antes nos decidamos a hacerlo mucho mejor, ya que así no daremos lugar a que se compliquen más las cosas, y la terapia será más sencilla y efectiva.

Para acudir a terapia no es necesario que haya problemas muy profundos ya instaurados, y que nos veamos envueltos en una situación descontrolada y traumática. Ir a terapia puede tener diversas funciones dependiendo de la fase en la que nos encontremos. En un principio, sirve para comprender mejor las conductas del adolescente, y para ofrecerle recursos que le hagan ser menos frágil y vulnerable ante las dificultades por la que tiene que pasar. Amortiguar el impacto de ciertas situaciones propias de la juventud, siempre es conveniente como medida de prevención ante futuros conflictos.

Una intervención precoz es lo más recomendable para que los problemas no se instauren y se agraven aún más. Hay algunos indicadores de conductas que presenta el/la adolescente que nos pueden ayudar a la hora de decidirnos a acudir a terapia:

  • Baja autoestima con frecuentes llantos.
  • Demasiado tiempo sin querer salir a ningún lado ni relacionarse fuera de casa.
  • No tiene apenas relación con sus iguales.
  • Come muy poco, o come con mucha ansiedad.
  • Cambios bruscos en los resultados académicos.
  • Personalidad irascible e irritable, con una frecuente inestabilidad emocional.

Estos son algunos de los indicadores a los que los padres han de estar atentos. También los padres pueden estar pasando por un mal momento, generando mucha tensión,  sin saber bien cómo gestionar ciertas actitudes de su hijo/a. En ese caso es conveniente dar el paso para pedir ayuda. Ya que una de las principales causas de que la adolescencia pueda resultar traumática, es que haya un ambiente negativo en el hogar, y una falta de apoyo y comprensión por parte de los adultos. Esto es algo que fácilmente se puede solucionar con la información y recursos que puede brindar un psicoterapeuta especializado en adolescentes. Es inevitable que al principio haya resistencias y seamos reacios a aceptar que necesitamos ayuda, no obstante, tendremos que hacerlo tanto por nosotros mismos como por el bienestar psicológico de nuestros hijos.

Concierta una cita

Consultanos tus dudas, envíanos un mensaje o concierta una cita.

Contáctanos