Terapia de Pareja 2017-12-05T14:07:26+00:00

Terapia de Pareja en Málaga

Recuperar vuestra vida juntos es posible

Más Vida Psicólogos Málaga

Con nuestra Terapia de pareja en Málaga, solucionarás tus problemas de pareja. Ponte en manos de un especialista.

Una relación de pareja no es algo estático, así que es completamente normal que vaya variando a lo largo del tiempo y que pueda sufrir algunos altibajos.

Todo lo que rodea a la pareja, como son los asuntos laborales con cambios de empleo, mala relación con compañeros o con el jefe, temas familiares o cuestiones económicas, pueden incidir sobre ella y generar algunos conflictos de pareja.

Es por ello que las parejas pueden pasar por momentos de crisis, y no por esta razón debemos tirar la toalla al primer atisbo de problemas de pareja.

Hay muchas ocasiones en las que ni siquiera somos conscientes de cuál es la causa que nos ha precipitado a encontrarnos en un momento delicado. Es en este punto en el que es más conveniente tratar de analizar la situación mesuradamente, porque sólo conociendo qué es lo que la está ocasionando podremos tener la oportunidad de repararla, sentar las bases para que no se repita y, en el mejor de los casos, lograr incluso que nuestra relación de pareja salga reforzada.

Cuando una discusión deja de ser saludable

terapia de pareja en Malaga discusión de pareja

Tener puntos de vista diferentes está bien siempre y cuando no sean ideas irreconciliables. Cada uno en la relación intenta aportar su visión, pero aportar no tiene que ser imponer, así que la comunicación juega un papel fundamental a la hora de tomar decisiones. Se puede debatir para llegar a un consenso en el que ambas partes encuentren el equilibrio, pudiendo ceder uno de los dos, o ambos, de hecho, es parte fundamental de las relaciones de pareja. Todas las personas adultas son entes autónomos con ideas propias que han ido forjándose a lo largo de su vida y de cada etapa vital a raíz de sus vivencias, relaciones familiares, otras experiencias de pareja anteriores y un largo etcétera.

Por tanto, la discusión de por sí no es perjudicial siempre y cuando se trate de un diálogo constructivo y no derive, por el contrario, en una discusión tóxica.

Si las discusiones de pareja son cada vez más frecuentes y terminan en peleas, ocasionará que los vínculos de pareja se debiliten más y más, pudiendo llegar a ocasionar la ruptura de pareja.

Discusiones constructivas vs. discusiones destructivas

Muchas veces cometemos errores y acabamos rebasando esa línea imaginaria que separa una discusión saludable, la que nos permite salvar el escollo de la mejor manera y llevarnos a un punto en común de entendimiento para seguir avanzando en nuestra convivencia, de la denominada discusión “tóxica”, que es la que acaba sacándonos de nuestras casillas, donde el acaloramiento hace que subamos el tono, llegando incluso a situarnos en un punto de no retorno.

En caliente decimos muchas cosas que pueden doler al otro y ser el principio de un combate dialéctico en el que sacamos todos los trapos sucios a relucir, casi siempre para hurgar en una herida que puede no volver a cicatrizar.

Las discusiones tóxicas son problemas de pareja que pueden prevenirse. Es importante seguir algunas pautas para ayudarnos a parar a tiempo y no caer en ellas: saber cuál es el momento más apropiado para dialogar, intentar mantener siempre una actitud positiva y no a la defensiva y, sobre todo, no decir o hacer nada en un momento de “calentón”. Para, reflexiona y, sólo entonces, actúa.

¿Cómo afecta el sexo en una relación de pareja?

Seguro que unos dirán que no todo en una relación de pareja es el sexo, y otros afirmarán justo lo contrario, que una relación satisfactoria no se concibe si el sexo no está presente. La verdad es que el sexo, no cabe duda, es parte fundamental de la vida íntima entre dos personas y se ve casi siempre señalado cuando hay una crisis de pareja.

Es bastante general que al principio de la relación haya mucha pasión sexual y que, poco a poco esta intensidad disminuya, haciendo que los encuentros sexuales se vayan espaciando cada vez más en el tiempo. No significa que sea la evolución normal dentro de la pareja, ya que otros muchos continúan conservando esos momentos privados casi como el primer día.

La monotonía quizá sea una llamada de atención para acudir a terapia matrimonial.

En las relaciones sexuales no sólo encontramos contacto físico, sino también emocional, de ahí que la pérdida de los momentos íntimos tal vez lleve a una falta de conexión entre ambas personas.

La apetencia sexual tiene variados porqués: problemas en el trabajo, que nos hacen que nos sintamos más cansados; los hijos, que se convierten en una prioridad absoluta o la falta de deseo por una de las dos partes a raíz de un cambio físico en la pareja o, simplemente, porque no somos capaces de hacerle ver a nuestra pareja lo que nos gusta o nos disgusta en cuanto a las prácticas sexuales.

La terapia de pareja y sexualidad es clave y nos aportará los planteamientos en cuanto a cómo mejorar la relación de pareja. Es importante no descuidar ningún espacio de la relación y, el sexo, es uno de ellos.

La falta de comunicación, un escollo que salvar

A veces las parejas no se sienten satisfechas y, al no saber cómo afrontar este problema o porque sienten vergüenza al ponerlo sobre la mesa, prefieren no expresar su verdadero parecer y acaban por ignorar el problema, creyendo que así están esquivándolo y evitando un conflicto mayor. No obstante, lo que se genera es todo lo contrario, acumulando sensación de malestar, angustia constante y rigidez con la otra persona, aumentando la tensión entre los dos.

La ayuda para parejas puede salvar una relación y darte el consejo necesario sobre cómo arreglar problemas de pareja.

También hay personas que tienen algún tipo de complejo de carácter sexual que les hace ponerse una coraza o directamente les impide ser capaces si quiera de plantearse mantener cualquier tipo de contacto con una persona que le pueda atraer por miedo a sentir rechazo.

Buscar ayuda psicológica es el primer paso para solventar los problemas con la pareja.

Los problemas sexuales en los que te atenderá un psicólogo-sexólogo del centro son:

. Disfunción eréctil o impotencia

. Eyaculación precoz

. Eyaculación retardada

. Anorgasmia

. Vaginismo

. Dispareunia

. Falta de deseo sexual

. Adicción al sexo y ninfomanía

. Aversión al sexo

. Parafilias

Ejercita tu relación

Al igual que para mantenernos en forma necesitamos ejercitar nuestro cuerpo, para que una relación no acabe por sufrir un estancamiento y una pérdida de interés, es conveniente ejercitarla a diario.

Y te preguntarás: ¿cómo se llevan a cabo estos ejercicios?

Los ejercicios de terapia de pareja están supervisados en la consulta bajo las atentas indicaciones de los terapeutas de pareja, que, en primer lugar, evalúan cuáles son las problemáticas concretas para tratarlas y llegar a través de las distintas sesiones a cómo solucionar problemas de pareja.

Lo más importante de todo es que ambas personas tengan interés real en resolver los problemas que los han llevado a tratar sus diferencias con ayuda psicológica para parejas y que se dejen guiar en todo momento por los especialistas, siguiendo los consejos para parejas que les den en cada momento.

Hasta aquí todo claro, así que, ¿qué es la terapia de pareja?

La terapia para parejas, como su nombre indica, está enfocada a un trabajo con ambas personas dentro de la misma sesión. Puede darse el caso de que una de las dos personas se cierre a acudir a la terapia de pareja, con lo que un resultado favorable para la pareja va a ser mucho más difícil de conseguir que si acuden ambas partes.

Ambos deben tener claro desde el principio que la situación sólo puede cambiar si se lo plantean seriamente y si están dispuestos a dar el paso de escuchar al otro, de variar su actitud y de comprometerse en cada uno de los pasos que los ejercicios de la terapia de pareja les propone.

 

¿La terapia de pareja funciona?

Lo dicho, lo principal es poner intención de cada uno en solucionarlo o, al menos, en conocer si tiene o no solución.

Las parejas se desgastan por muchos motivos como ya hemos dicho: la monotonía, los malentendidos, las situaciones que generan celos o la falta de apetito sexual, entre otras, y no todas las parejas que visitan un psicólogo de pareja logran poner fin a sus conflictos, pero las estadísticas arrojan datos claros y exactos, y es que 8 de cada 10 parejas que pasan por estos problemas de pareja y van a terapias de pareja logran identificar los aspectos que han hecho que su relación pierda fuerza o se tambalee y más de la mitad acaba por restaurarla.

Son datos esperanzadores que, en la mayoría de los casos, no se podrían conseguir sin la figura de los psicólogos para parejas.

Saber qué es lo que ocurre y por qué ocurre es el punto inicial que nos hará estar más cerca de solventar las dificultades existentes.

De estas 8 parejas que comprenden qué es lo que les ha impulsado a encontrarse en esta etapa, más de la mitad continuarán favorablemente su relación tras la terapia de parejas.

Las relaciones de pareja son cosa de tres

Sí, el psicólogo para parejas forma parte fundamental cuando no podemos resolver nuestros problemas por nosotros mismos.

Volviendo al símil del ejercitamiento, en un gimnasio, por ejemplo, tenemos la posibilidad de preguntar dudas o pedir orientación a un entrenador sobre qué ejercicios o máquinas son los más apropiados para mejorar nuestra forma física.

Este sería de algún modo el cometido de los psicólogos de pareja en la terapia de pareja en Málaga, ya que el profesional que nos atiende tiene la capacidad de dirigirnos cuando no sabemos qué hacer, de indicarnos qué es lo más adecuado para nosotros en cada situación particular y de animarnos a seguir con el tratamiento.

El experto en relaciones de pareja nos dotará de las herramientas apropiadas para que nuestro trabajo y esfuerzo por mejorar la relación sea realmente efectivo y útil, así que cuando nos cuestionemos qué hacer con los problemas de pareja, debemos de optar por ponernos en manos especializadas, profesionales y de confianza.

Estos son algunos de los problemas que tratamos en nuestro centro mediante la terapia de pareja:

. Problemas de comunicación

. Problemas de convivencia

. Celos o desconfianza

. Dependencia emocional

. Dificultad para encontrar pareja o mantenerla

. Infidelidad

. Miedo al compromiso

. Ruptura sentimental, separación o divorcio

. Terapia sexual

Descubre si tu pareja y tú sois compatibles

Siempre se dice de forma popular que los polos opuestos se atraen, pero ¿esa atracción puede durar mucho tiempo o también es generadora de conflictos?

Como hemos indicado anteriormente, cada miembro de la pareja tiene su personalidad e ideas propias, si bien un buen funcionamiento de la convivencia requiere de un entendimiento. Si falla este punto, es posible que pueda fallar todo lo demás.

Con el test de pareja podrás conocerte mejor y a la vez conocer aspectos de tu pareja que o bien no sabías o bien no querías “ver” y te ayudará a descubrir cuál es vuestro grado de compatibilidad y cuáles son los aspectos que os diferencian el uno del otro.

Este test es uno de los ejercicios más interesantes a priori para las personas que acuden a terapia integral de pareja y está elaborado de forma totalmente profesional por los psicólogos de pareja, con lo que cada pregunta del cuestionario es realmente apropiada y provechosa y será una buena fuente de análisis.

Ser sincero/a en cada una de tus respuestas te mostrará una realidad que quizá desconocías y sobre la que trabajará más adelante la psicología de pareja.

Recuerda que ignorar el problema lo único que hace es acrecentarlo y no te permite ser feliz. No esperes a que tu pareja averigüe qué ocurre, no siempre es consciente de ello, así que la mejor forma de hacer ver que hay algún problema es expresarlo y buscar mediación psicológica. Todo ello, unido a las ganas de vencer los miedos será la clave del éxito.

Concierta una cita

Consultanos tus dudas, envíanos un mensaje o concierta una cita.

Contáctanos