Adultos 2018-03-09T08:46:19+00:00

Adultos – Málaga

Disfruta de las más modernas técnicas terapéuticas

Más Vida Psicólogos Málaga

Terapia Adultos Málaga, un paso más hacia tu bienestar.

Psicólogos en Málaga accesibles para ti.

Los trastornos psicológicos en adultos, son cada día más comunes. La vida nos pone ante dificultades y momentos complicados que debemos afrontar, muchas veces sin ayuda. ¡Esto no debería ser así!

Nos agrada percibir que cada vez más la sociedad contempla la posibilidad de acudir a un psicólogo cuando las cosas no van bien, o cuando hemos intentado superar un mismo problema en otras ocasiones sin éxito.
Es ahí cuando los profesionales de la psicología podemos ejercer de gran ayuda.

Cada día son más las personas que sufren pequeños desajustes emocionales que, sin ser graves, impiden que gocen de un bienestar y una calidad de vida satisfactorios.

terapia adultos psicologos malaga infografia
Actualmente, los trastornos más frecuentes en consulta psicológica son los siguientes:

• Ansiedad: Estrés Fobias Ataques de pánico Hipocondría Obsesiones
• Depresión: Tristeza Llanto Falta de energía Melancolía
• Relación con los demás: Timidez Complejos Soledad Agresividad
• Problemas de comportamiento: Ira, falta de control de impulsos
• Toma de decisiones.

“Podemos hablar de problemas de ansiedad cuando se siente mucha ansiedad ante situaciones en que la mayoría de las personas permanecen tranquilas, o cuando se experimenta un grado extremo de ansiedad en situaciones donde la mayoría de la gente se sentiría sólo moderadamente ansiosa.”

Que es la ansiedad, como curar la ansiedad y como controlar la ansiedad, son los tres términos más escuchados y demandados en consulta por la mayoría de personas que acuden buscando soluciones a sus problemas de ansiedad y depresión.

La ansiedad es una respuesta innata de nuestra especie, que tiene como misión la supervivencia. Cada vez que nos encontramos en peligro, el circuito de la ansiedad se dispara haciendo que reaccionemos de la forma más eficaz para sobrevivir, sin embargo, se convierte en un problema para la persona que la experimenta en dos circunstancias:

  1. Cuando la ansiedad aparece ante situaciones totalmente inocuas, que no suponen ningún tipo de riesgo o amenaza para el individuo (o al menos la probabilidad de peligro es muy escasa) como subir ascensores o viajar en avión.
  2. La segunda aparece cuando sí que hay algo en juego y el individuo necesita actuar de forma especial, pero sin embargo la ansiedad que experimenta es desproporcionada, por ejemplo la que experimentaría un alumno que dicho de manera habitual: “ se queda en blanco” ante un examen interpretado por él como importante.

Respecto a la incidencia de la ansiedad se calcula que entre un 15% y un 20% de la población padece, o padecerá a lo largo de su vida, problemas relacionadas con la ansiedad con una importancia suficiente como para requerir tratamiento. La mejora espontánea (es decir sin consulta ni tratamiento) de los problemas por ansiedad es improbable. Sólo se produce en muy pocos casos. En la mayoría de los casos la ansiedad tiende a mantenerse, e incluso a extenderse y generalizarse. Tratar de sobreponerse a base de fuerza de voluntad, como piensan algunas personas, no es efectivo.Querer que los síntomas desaparezcan no da resultado, no es suficiente. Lo más conveniente es tratarse lo antes posible. La gran mayoría de los casos mejoran siguiendo el tratamiento adecuado.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo. La palabra obsesión es una palabra muy arraigada en nuestro vocabulario diario. Una obsesión se refiere a cualquier pensamiento recurrente o deseo persistente que controla tu conducta. A menudo utilizamos la expresión “estás obsesionado”, “tienes obsesión por una persona” o “eres una persona obsesiva” cuando alguien persigue a sus ídolos, cuando come cierto tipo de comida o cuando adora a un grupo de música.

Pero realmente una obsesión es algo más que eso. Las personas que tienen obsesiones se sienten muy angustiados por dichos pensamientos y no quieren tenerlos. Esta es una de las diferencias entre obsesión y pensamientos repetitivos de los cuales la persona disfruta. ¿Cómo saber si estás teniendo una obsesión o una preocupación excesiva ante un problema? La obsesión debe producir grandes niveles de ansiedad y además intentas deshacerte de estos pensamientos ignorándolos, o intentando expulsarlos de tu conciencia.

Las obsesiones son muy comunes. Casi el 90% de la población presenta pensamientos obsesivos e intrusivos de vez en cuando.

Qué es TOC?

El trastorno obsesivo compulsivo (llamado habitualmente TOC) es un trastorno de salud mental que puede afectar a cualquier edad y cultura. Cuando aparece el Trastorno Obsesivo Compulsivo la persona se ve atrapada en una serie de pensamientos obsesivos, imágenes o impulsos que aparecen de forma involuntaria, son muy difíciles de quitar y lleva a cabo actos compulsivos. Las obsesiones son pensamientos intrusivos, imágenes o impulsos que dan lugar a sentimientos angustiantes. Normalmente estos pensamientos, imágenes e impulsos chocan con nuestra moral o con nuestra forma de ser, por lo que solemos sentir que son ideas o impulsos absurdos o descabellados. En cambio las compulsiones son las conductas o actos que la persona realiza para tratar de deshacerse de las obsesiones y/o disminuir la angustia.

Al leer lo anterior, puede ser que te sientas identificado, ya que la gran mayoría de personas tiene pensamientos intrusivos y conductas compulsivas o de comprobación debido a ciertas preocupaciones (por ejemplo, comer algo que ha caído al suelo, revisar si hemos cerrado y apagado todo correctamente). También pueden aparecer estos pensamientos de vez en cuando de forma agobiante, pero al rato desaparecen.

En cambio, si tienes TOC dichas obsesiones y compulsiones son mucho más frecuentes e intensas, es decir, aparecen muy a menudo y causan un gran malestar. Además te sientes angustiado por las obsesiones y supone un dolor un intenso suprimir los pensamientos molestos.

Para ser diagnosticado de TOC, tanto las obsesiones como las compulsiones tienen que consumir al menos una hora diaria e interferir en tu vida, por ejemplo, el comprobar las cosas continuamente supone tal gasto de tiempo para ti que te impide llevar a cabo otras actividades, como trabajar…

A continuación se exponen una serie de casos:

El caso de Laura:

Laura tiene 35 años. Se casó hace 5 años y acaba de tener un bebé muy deseado. Al nacer su hijo ha dejado su trabajo. Actualmente se dedica al cuidado de su hijo. Durante las primeras semanas Laura estuvo muy estresada con todos los cambios que produce el embarazo. Un día Laura se encontraba en el balcón de casa con su bebé en brazos mientras lo balanceaba. A Laura se le pasó el pensamiento por la cabeza de “ ¿y si lo estrangulo? O ¿y si lo tiro por el balcón?. Laura dice que sintió como el horror recorría su cuerpo y se quedó paralizada. Laura entró rápidamente en casa y dejo al bebé sobre su cuna. A partir de este momento Laura comenzó a dejar de salir al balcón y coger a su hijo cada vez menos. Lo cogía cuando era estrictamente necesario o cuando había alguien presente. Laura se castigaba continuamente por dichos pensamientos.

La palabra “depresión” es algo muy común en nuestro vocabulario diario. A menudo, cuando tenemos un mal día o cuando estamos más cansados de lo habitual, utilizamos expresiones del tipo “estoy deprimido” o “tengo depresión” o “soy una persona depresiva”. La palabra depresión, en nuestro vocabulario cotidiano, expresa más un estado de ánimo pasajero, que lo que la palabra en sí implica. Realmente, la palabra depresión es mucho más que lo descrito anteriormente. Es un serio trastorno emocional, que afecta a nuestra forma de actuar, pensar y sentir.

¿Qué es la depresión? Síntomas, ¿Como superarla?

La depresión implica un cambio en como sentimos las emociones, es probable que aparezcan ganas de llorar, tristeza, así como otros sentimientos desagradables (irritabilidad, ansiedad…). También es normal tener un cansancio “crónico” o estar más cansados de lo habitual, pérdida o aumento del apetito, es decir comer más o menos que antes, lo mismo sucede con el sueño, dormimos más o menos. Aparece tensión muscular, opresión en el pecho y muchos más síntomas físicos.

Otra de las características es el cambio en el pensamiento, tendemos a ver el lado negativo de las cosas, nuestra autoestima se ve reducida y nos culpamos de las cosas que suceden. La vida carece de sentido y podemos creer que los demás no nos aprecian o rechazan. También hay pesimismo hacia el futuro.

Con todo lo descrito, es normal que nuestra forma de comportarnos vaya en consonancia con nuestros pensamientos y emociones, tendemos a reducir nuestra actividad.

Seguro que al leer este artículo te sientas identificado con muchos síntomas, ya que todos lo hemos sentido en mayor o menor medida a lo largo de nuestra vida, o cuando nos ha sucedido algo desagradable, pero para ser diagnosticado de depresión, es necesario tener gran cantidad de los síntomas, durante un periodo de tiempo razonablemente largo, es decir, todos estos síntomas los podemos sentir todos durante varios días, tras un suceso que nosotros consideremos importante para nosotros, por ejemplo, un accidente de tráfico, suspender un examen importante, la pérdida de un ser querido…esto se consideraría un bache ocasional y no depresión.

Para saber si tienes o no depresión es importante acudir a un especialista, para así evitar autodiagnósticos.

Concierta una cita

Consultanos tus dudas, envíanos un mensaje o concierta una cita.

Contáctanos