Salir de tu zona de con­fort significa hacer algo con lo que no te sientes cómodo, con el único propósito de abandonar tu rutina y vencer tus miedos.

Cómo y por qué salir de tu zona de confort

Las per­sonas exi­tosas entien­den la impor­tan­cia de pre­sion­arse, de salirse de sus límites y pro­bar nuevas experiencias; es imposible que obtengas resultados difer­entes sin que actúes difer­ente, y hacer siem­pre lo mismo, cada día de tu vida, quizás no vaya a ayu­darte de mucho.

Beneficios de salir de tu zona de confort o «pegar el salto»

1- Inspiras a otros

Cuando te atreves a hacer algo que antes no te atrevías, sales de la zona de confort, e inspiras a otras personas. Quién no arriesga no gana.

Eso es liderar y, si además ese salto va seguido de una visión, estarás siendo un líder al que podrán seguir muchas personas.

2- Mejoras tu autoestima

Cuando haces cosas que antes no te atrevías, automáticamente mejora tu autoestima.

Te dices a ti mismo “me he atrevido a ser eso”, “soy valiente”, tu visión de ti mismo es más positivo. Y no solo eso, sino que es exponencial, porque luego te atreves a hacer cosas aún más difíciles.

3- No te vas a arrepentir

En Andalucía existe el dicho “pesa más que un remordimiento”.

Seguramente te vas a arrepentir más por no hacer algo que por hacerlo. Por tanto, intenta hacer o conseguir lo que te gustaría.

Si al menos lo intentas, no te arrepentirás.

4- Ganarás control sobre tu vida

Cuando te das cuenta que puedes salir de tu rutina o del camino que te han dictado y elegir el tuyo, se enciende una luz en tu cabeza y piensas “puedo construir mi vida, tengo control sobre ella”.

Además, tener control sobre lo que ocurre en tu vida o trabajo disminuye el estrés, mejora el bienestar y aumenta la motivación.

5- Tendrás acceso a una mejor vida y mejores experiencias

La idea es dar un salto hacia algo mejor, no pegar un salta para meterte en una vida peor.

Como sabrás en qué dirección ir, existirán muchas probabilidades de mejorar y tener una mejor vida.