Cuando una ruptura de pareja es unilateral, es decir, sólo una de las partes quiere dejar la relación, se dan una serie de fases en el duelo de la persona “abandonada”. Vamos a ver cuáles son y lo que podemos o no hacer en cada una de ellas.

¿Ruptura de pareja? 5 Fases por las que vas a pasar

¿A quién no han dejado alguna vez? La ruptura de pareja es una de las situaciones de duelo más difíciles de superar, porque de hecho, la persona no desaparece (como cuando fallece) sino que sigue existiendo y viviendo pero sin mí. Y peor aún,tendré la ocasión de ver cómo rehace su vida con otra persona, me lo encontraré por la calle, veré a sus amigos y familia y tendré que pasar por una serie de situaciones que no me serán gratas. 

1. Primera fase: Pérdida

El enfado, la sorpresa o el temor cumplido, aquello que veníamos sospechando desde hacía un tiempo se ha hecho realidad. Me han dejado.Es esta una fase de toma de contacto con la realidad. A veces hemos estado en una relación destructiva durante un tiempo y nos hemos servido de herramientas como la negación para no afrontar la verdad (que mi relación estaba destinada al fracaso).No suele durar mucho pues al poco, el enfado y la incertidumbre darán paso a la tristeza.

perdida-pareja

Error común en esta fase

Suplicar a mi pareja que no me deje. Si alguien ha decidido que no quiere estar contigo las súplicas sólo conseguirán ponerle más difícil lo que finalmente terminará haciendo.

2. Segunda fase: Desesperanza

Es la fase más desagradable pues el estado de ánimo se deprime, mi autoestima baja y no me ha dado tiempo aún a adaptarme.Es ahora cuando suelen surgir los pensamientos catastrofistas del tipo “nunca encontraré a nadie como él/ella”, “no me volveré a enamorar”, “¿quién me va a querer?”La conducta más habitual en este período es encerrarse en sí mismo, no salir de casa y dejar de realizar actividades de ocio. Todo ello conlleva a que se alargue la tristeza más de lo necesario.

desesperanza-ruptura-pareja

Error común en esta fase

Negar la situación; pensar que es pasajero cuando me han dejado claro que es definitivo. Es este el autoengaño más frecuente. Afrontar la realidad y aceptar la nueva situación es lo que debemos intentar cuanto antes.

3. Tercera fase: Ansiedad

Cuando han pasado unos días entramos en la fase en la que creamos una curiosa fantasía: la persona que nos ha dejado era perfecta. Sólo nos acordamos de lo bueno de la relación y todo nos recuerda a él/ella. Es el tiempo en el que empezamos a hablar mucho de la ruptura, con amigos o familia. En esta fase corremos el riesgo de intentar que mi ex pareja vuelva conmigo, a toda costa.

ansiedad-ruptura-pareja

Error común en esta frase

Mantener el contacto con mi ex (mensajes, whatsapp, llamadas a las tantas de la madrugada…). Estas conductas suelen llevar a que la persona se aleje todavía más y además nos producen una sensación de frustración cuando no conseguimos nuestro objetivo, que vuelva.

4. Cuarta fase: Aceptación

Cuando vemos que nada de lo que hacemos o pensamos hace que nos sintamos mejor empezamos a asimilar la realidad. Esta persona ha dejado de formar parte de mi vida y ahora toca que yo inicie nuevas rutinas y actividades SIN él/ella. Es aquí cuando realmente establecemos el cambio y al principio nos sentiremos raros al volver a hacer cosas sin contar con la otra persona, pero no cuesta acostumbrarse si lo afrontamos con positividad.

aceptacion-ruptura-pareja

Consejo para esta fase

Disfruta de esta nueva etapa. Hay muchas cosas de las que disfrutar en la vida sin una pareja. Ganas en independencia y tu tiempo vuelve a ser tuyo por completo. Sal de casa, conoce a gente, retoma amistades que igual habías dejado un poco de lado por falta de tiempo, búscate hobbies y haz aquellas actividades que no hacías sólo porque tu pareja no las compartía contigo.

5. Cinco fase: Superación

Es la última y mejor fase. En este momento estás preparado para recordar tu anterior relación de pareja con objetividad. Analiza, evalúa y verbaliza con alguien los errores cometidos para aprender de ellos. Si puedes evita el rencor porque culpabilizar sólo a la otra persona de la ruptura de vuestra pareja es injusto. A no ser que haya habido un motivo claro como la infidelidad o el maltrato, el desgaste de una relación no lo produce sólo un miembro de la pareja.

Escrito por Sira Sánchez

Pide cita

Habla con un especialista. En Más Vida Psicólogos Málaga somos especialistas en estos tipos de problemas. Podemos ayudarte con técnicas a recuperar tu felicidad.

Pide cita