La infidelidad es una de las principales causas de divorcio y se da en todas las culturas y nivel educativo. Tras una infidelidad aparecen la angustia, así como ataques de ira y sentimientos de humillación en la persona traicionada. Mientras que en la pareja infiel, suele predominar una sensación de vacío que necesita rellenar con otra persona, así como una vez realizada es normal sentir vergüenza, culpabilidad, ira…

En contra de lo que mucha gente pueda pensar, no todas las parejas en las que se produce una infidelidad en el matrimonio se separan, muchas se reconcilian y continúan con la relación, eso si, es un proceso difícil, que en gran parte de los casos suele ser recomendable acudir a terapia de pareja.

Cómo afrontar una infidelidad de pareja

Para comenzar…

¿Qué es la infidelidad de pareja?

El término de infidelidad proviene del latín “infidelitas”, se refiere a romper un acuerdo preestablecido por ambos miembros de la pareja. Las estadísticas confirman que poco más del 40% de las personas son fieles. La infidelidad tiene consecuencias terribles sobre la pareja, ya que destroza la confianza, que es uno de los pilares fundamentales en toda relación.

Ser fiel no indica que no exista deseo, está más relacionado con un ejercicio de autocontrol y evitación a tiempo, es decir, si existe la sospecha de que me puedo sentir atraído por alguien, lo mejor es evitar dicha situación.

¿Se puede superar la infidelidad?

Tras una infidelidad solemos tener la sensación de que nuestro proyecto de vida se desmorona, sin embargo, es posible superar la infidelidad, para ello existen una serie de pasos que nos ayudará en el proceso, por lo tanto ¿cómo superar una infidelidad?:

Aceptación: el primer paso es aceptar lo que ha sucedido.

Aunque en un primer momento nos sintamos dolidos y enfadados ante la situación, de nada sirve esta actitud. Hay que aclarar lo sucedido, para ello es importante que entre los dos dejéis todo claro, todo lo sucedido, si ha sido una vez, varias… con el fin de que la persona engañada no tenga lagunas con respecto a lo que ha pasado, y así evitar hacer la historia más grande de lo que es. Se puede preguntar todo, menos detalles sexuales, ya que éstos no ayudan.
El segundo paso, es el de gestión de las emociones: al descubrir lo sucedido entramos en un proceso de duelo, asume lo que te está sucediendo y date el tiempo necesario para gestionarlo.

Negociación: una vez aceptado y gestionado las emociones tenemos que tomar decisiones.

En esta fase crucial aparecen dos posibles soluciones, por un lado la separación, y por otro, trabajar por reconstruir la relación de pareja, es resto de opciones son destructivas para los dos.
Para ayudarnos a decidir que opción nos conviene más, debemos responder a las siguientes preguntas: ¿qué quiero o puedo hacer para reconstruir la relación?, ¿soy capaz de hacerlo?. Tanto seguir adelante como dejar la relación van a ser decisiones difíciles, en las que es necesario realizar esfuerzo por ambas partes.
Si en la fase de negociación hemos decidido seguir con la relación, entonces tenemos que hacer un arduo trabajo para perdonar una infidelidad, ya que este paso es fundamental para superar una infidelidad.

Y por último, es necesario aplicar aquello con lo que nos hemos comprometido, es decir, si hemos decidido seguir con la relación, es necesario aceptar lo que ha pasado, perdonar una infidelidad y trabajar duramente por reconstruir la relación, así como fortalecer la confianza. Aquí es importante dejar claro, que si decido seguir con la relación no puedo en cada discusión dedicarme a sacar el tema de la infidelidad, porque con ello lo único que conseguiremos será frustración. Si por el contrario, la solución es terminar con la relación, lo haremos con todas las consecuencias.

¿Cómo puedo perdonar una infidelidad?

Para perdonar una infidelidad es muy importante seguir todos los pasos dados en el apartado anterior. La aceptación de lo que ha sucedido, no es un proceso fácil, y como tal requiere un tiempo para aceptarlo.

Se nos queda pendiente algo muy importante en las relaciones: La dependencia emocional,