La infidelidad es una de las principales causas de divorcio y se da en todas las culturas y nivel educativo. Tras una infidelidad aparecen la angustia, así como ataques de ira y sentimientos de humillación en la persona traicionada. Mientras que en la pareja infiel, suele predominar una sensación de vacío que necesita rellenar con otra persona, así como una vez realizada es normal sentir vergüenza, culpabilidad, ira…

En contra de lo que mucha gente pueda pensar, no todas las parejas en las que se produce una infidelidad en el matrimonio se separan, muchas se reconcilian y continúan con la relación, eso si, es un proceso difícil, que en gran parte de los casos suele ser recomendable acudir a terapia de pareja.

Cómo afrontar una infidelidad de pareja

Para comenzar…

¿Qué es la infidelidad de pareja?

El término de infidelidad proviene del latín “infidelitas”, se refiere a romper un acuerdo preestablecido por ambos miembros de la pareja. Las estadísticas confirman que poco más del 40% de las personas son fieles. La infidelidad tiene consecuencias terribles sobre la pareja, ya que destroza la confianza, que es uno de los pilares fundamentales en toda relación.

Ser fiel no indica que no exista deseo, está más relacionado con un ejercicio de autocontrol y evitación a tiempo, es decir, si existe la sospecha de que me puedo sentir atraído por alguien, lo mejor es evitar dicha situación.

¿Se puede superar la infidelidad?

Tras una infidelidad solemos tener la sensación de que nuestro proyecto de vida se desmorona, sin embargo, es posible superar la infidelidad, para ello existen una serie de pasos que nos ayudará en el proceso, por lo tanto ¿cómo superar una infidelidad?:

Aceptación: el primer paso es aceptar lo que ha sucedido.

Aunque en un primer momento nos sintamos dolidos y enfadados ante la situación, de nada sirve esta actitud. Hay que aclarar lo sucedido, para ello es importante que entre los dos dejéis todo claro, todo lo sucedido, si ha sido una vez, varias… con el fin de que la persona engañada no tenga lagunas con respecto a lo que ha pasado, y así evitar hacer la historia más grande de lo que es. Se puede preguntar todo, menos detalles sexuales, ya que éstos no ayudan.
El segundo paso, es el de gestión de las emociones: al descubrir lo sucedido entramos en un proceso de duelo, asume lo que te está sucediendo y date el tiempo necesario para gestionarlo.

Negociación: una vez aceptado y gestionado las emociones tenemos que tomar decisiones.

En esta fase crucial aparecen dos posibles soluciones, por un lado la separación, y por otro, trabajar por reconstruir la relación de pareja, es resto de opciones son destructivas para los dos.
Para ayudarnos a decidir que opción nos conviene más, debemos responder a las siguientes preguntas: ¿qué quiero o puedo hacer para reconstruir la relación?, ¿soy capaz de hacerlo?. Tanto seguir adelante como dejar la relación van a ser decisiones difíciles, en las que es necesario realizar esfuerzo por ambas partes.
Si en la fase de negociación hemos decidido seguir con la relación, entonces tenemos que hacer un arduo trabajo para perdonar una infidelidad, ya que este paso es fundamental para superar una infidelidad.

Y por último, es necesario aplicar aquello con lo que nos hemos comprometido, es decir, si hemos decidido seguir con la relación, es necesario aceptar lo que ha pasado, perdonar una infidelidad y trabajar duramente por reconstruir la relación, así como fortalecer la confianza. Aquí es importante dejar claro, que si decido seguir con la relación no puedo en cada discusión dedicarme a sacar el tema de la infidelidad, porque con ello lo único que conseguiremos será frustración. Si por el contrario, la solución es terminar con la relación, lo haremos con todas las consecuencias.

¿Cómo puedo perdonar una infidelidad?

Para perdonar una infidelidad es muy importante seguir todos los pasos dados en el apartado anterior. La aceptación de lo que ha sucedido, no es un proceso fácil, y como tal requiere un tiempo para aceptarlo.

Se nos queda pendiente algo muy importante en las relaciones: La dependencia emocional, diréis ¿por qué?

Pues por que la dependencia emocional influye tanto en la etapa de inicio de una relación como en el mantenimiento de la misma, así como en la fase final de la relación y en la capacidad que tiene la persona para gestionarla.

Artículo relacionado: Cómo perdonar una infidelidad

Entrevista: Guía práctica sobre cómo afrontar una infidelidad de pareja

 

Pide cita

¿Tú relación está pasando por este proceso?
En Más Vida Psicólogos Málaga somos especialistas en terapia de pareja, podemos ayudarte a revertir esta situación y superar la infidelidad.

Pide cita

¿Existen diferentes tipos de infidelidad o por el contrario todas son iguales?

Infidelidad física: en este tipo de infidelidad la pasión toma el control de las emociones. El fin es el de experimentar, vivir y encontrar aventuras fuera de la relación. Normalmente los sentimientos no cuentan, y por lo general, duran poco tiempo. Es lo que podríamos considerar como un “desliz”.

Infidelidad emocional: más que relaciones sexuales, lo que se busca es aquello que en la pareja puede que ya no exista, es decir, se busca el coqueteo, las insinuaciones, los mensajes, el verse a escondidas… esto también es un tipo de infidelidad, aunque no existan relaciones sexuales.

Infidelidad por venganza: Se da cuando la pareja ha sido infiel y quiere que su pareja sufra lo mismo, pensando que así ambos estarán en igualdad de condiciones, pero sucede justo lo contrario, aparece otro obstáculo más por vencer.

Infidelidad platónica: en este tipo de infidelidad no se llega a materializar dicho amor, bien por que es imposible o inviable. Se idealiza al amante, atribuyéndole características especiales y exageradas.

Infidelidad crónica: cuando la infidelidad no se ha realizado solo una vez.

Infidelidad consentida: Cuando entre ambas partes de la pareja se llega a un acuerdo, y la infidelidad está permitida y aceptada.

Infidelidad como consecuencia de edad: se caracterizan por ser debidas a las circunstancias de la vida, por ejemplo, la crisis de los 40, 50, la marcha de los hijos…

¿Existen diferencias entre países con respecto a la infidelidad?

Aunque como ya hemos dicho anteriormente, la infidelidad no entiende de países, cultura y/o educación, si que existen ciertos países en los que las tasas de infidelidad son más altas que otros.

A la cabeza nos encontramos con Tailandia con una tasa de 56%, seguidos por Dinamarca (46%), Italia (46%), Alemania (45%), Francia (43%), Noruega (41%), Bélgica (40%), España (39%), Reino Unido (37%), Finlandia (36%).

¿Mi pareja me es infiel porque existe un problema en la relación?

Si pensamos que nuestra pareja es aquella que debe suplir nuestras necesidades y responder a nuestras expectativas, no importa el número de parejas con el que estemos que siempre vamos a sentir frustración y tensión.

Si consideramos que ser infiel es la consecuencia de que existen problemas de pareja, entonces, todas las parejas que tengan problemas en su relación serían infieles. Esto no es así, aunque si que es cierto que la infidelidad puede producirse cuando hay problemas en la pareja, pero esta decisión no solo no ayuda a mejorar la situación, sino que empeora la relación y rompe uno de los pilares principales de toda relación, la confianza.

Cuando uno tiene algún tipo de insatisfacción personal, existen varias opciones, entre ellas está, tratar de solucionar los problemas, acudir a terapia de pareja, o si consideramos que no se puede solucionar, entonces la mejor solución es abandonar la relación y comenzar una nueva etapa.

Por lo tanto, la infidelidad no se produce necesariamente porque en la pareja existan problemas, puede también ser debido a que uno de los dos vea la infidelidad como una conducta aceptada. Otra de las causas de la infidelidad puede ser, porque un miembro de la pareja atraviese algún tipo de problema o crisis personal que le lleve a cometer la infidelidad, sin tener esto relación alguna con el matrimonio.

“La infidelidad no se produce necesariamente porque en la pareja existan problemas”

Por todo esto, no se puede considerar que la infidelidad sea debida a problemas existentes en el matrimonio, ni siquiera a que no exista amor en el matrimonio. Son muchas las parejas, que tras haber sufrido u