Mudarnos no es siempre tarea fácil, y menos aún cuando la mudanza es a otro país. Vivir fuera es una experiencia que nos hace crecer y nos enriquece como persona. Pero, ¿qué sucede cuando decidimos volver a casa tras un largo periodo de tiempo? Muchos de los repatriados, se sienten diferentes y completamente fuera de lugar.

A continuación, vamos a explicar qué sucede cuando el choque cultural se invierte, y cómo hacer frente a sus efectos.


regreso-casaAunque solemos pensar en la vuelta y adaptación al país de origen como algo positivo. Las personas que han vivido fuera durante un largo periodo de tiempo, a su vuelta podrían enfrentarse al Choque Cultural Inverso. Esto es, una readaptación al lugar de origen y a la sensación de no pertenecer a ningún lugar. No se sienten del lugar donde han residido una larga temporada de sus vidas, pero tampoco sienten su ciudad como hogar. Durante el tiempo que han vivido fuera, se han producido cambios y ya no se sienten identificados.

Cuando la persona decide volver se encuentra con una lucha interior que no esperaba, dónde están, por un lado las ganas de volver al país de origen, pero al estar en el país de origen se siente nostalgia y ganas de volver al país actual. De ahí, la sensación que hemos comentado anteriormente de no pertenecer a ninguna parte. La pérdida de pertenencia puede afectar negativamente sobre la autoestima.

 

A los repatriados les espera a su llegada casa una serie de retos con los que lidiar como:

  • Aburrimiento
  • Nadie quiere escuchar sus aventuras
  • Las relaciones han cambiado
  • Falta de entendimiento de la nostalgia, por parte de amigos y familiares
  • La gente ve los cambios como “raros”
  • Incapacidad de aplicar los nuevos conocimientos y habilidades

¿Cómo hacer frente al síndrome del eterno viajero?

  • Es importante compartir la experiencia con los demás.
  • Escribir un blog contando nuestra experiencia. Encontrar nuevas maneras para compartir las historias con la gente.
  • Mantener contacto con los amigos que se han realizado.
  • Las cosas pueden ser diferentes y tú puedes haber cambiado, pero nunca renuncies al estilo vida aprendido, desde la comida que aprendió a hacer hasta la evolución de su personalidad.

 

Lo bueno del choque cultural inverso es, que es un proceso de transición, y una gran experiencia de aprendizaje. Es importante utilizar este tiempo para reconstruir las relaciones, los intereses y su nuevo mundo. Ser consciente de que estamos pasando por un periodo de transición nos ayudará en este periodo.

 

 

2017-10-31T00:49:00+00:00

Deje su comentario