Vivimos en una sociedad en la que no está permitido perder.

ganar
No se nos educa para aprender de los fallos, y por lo tanto, no sabemos como actuar ante un fracaso. No nos referimos, por ejemplo, a que si emprendemos algo, lo hagamos para perder, si no que cuando emprendamos, sepamos que también existe la posibilidad de fracasar, y por ello, es necesario saber cuales son las consecuencias. Para así, si fracasamos sepamos como actuar, y lo mas importante que el fracaso nos sirva para aprender de la experiencia para poder avanzar con mas fuerza.

Pongamos el ejemplo de los atletas que participaron en los Juegos Olímpicos de Río. Pensemos que solo un 10% de los atletas consiguieron la ansiada medalla. Pero y ¿qué pasa con ese 80% que se esfuerza de la misma forma que los que han ganado medalla y no consiguen ese reconocimiento a su esfuerzo y sacrificio? ¿Son ganadores o son fracasados? Hagamos un ejercicio de reflexión para intentar buscar lo positivo del fracaso.

La respuesta a esta pregunta es algo personal, para mucha gente serán fracasados, que han perdido su vida luchando por algo que no han conseguido. Pensarán que se deberían haber dedicado a otra cosa y les dirán frases del tipo que ya sabían que fracasarían…

 

 

Sin embargo, por otro lado estarán los que los vean como verdaderos campeones, porque no solo se tienen que enfrentar a su propia decepción, sino también a la de los demás.

aprender del fracasoEl no caer en las garras de la frustración con su característica culpabilidad, dramatismo, ira, arrepentimiento, sensación de haber perdido el tiempo, el no desequilibrarse emocionalmente, el no derrumbarse completamente por no saber gestionar adecuadamente su actitud frente a las emociones, los convierte en verdaderos campeones.

El saber perder significa aceptar que está dentro de las posibilidades, y que cuando ocurra te servirá para evaluar qué necesitas mejorar. También es bueno aprender a ganar, porque muchas veces cuando se entra en esta dinámica puede hacerte perder tu foco, comenzando a tener actitudes temerarias que luego llevan al arrepentimiento y a perderlo todo.

Realmente las personas ganadores son aquellas que saben perder, que lo aceptan perfectamente cuando les toca, y además aprovechan esos momentos para reflexionar, mejorar y se preparan para seguir ganando, no buscan excusas, no echan culpas a los demás y no se escudan en la mala suerte, sólo piensan en hacer lo que tienen que hacer en cada momento, para ganar.

 

 

2017-10-31T00:49:00+00:00

Deje su comentario