Las relaciones de pareja cuando marchan bien, además de traer felicidad, pueden funcionar como un punto de apoyo para el progreso y la materialización de las metas en común.