Históricamente la sexualidad femenina se ha visto afectada por el patriarcado. La cultura, religión y falsas creencias han desembocado en mitos relacionados con la sexualidad femenina, generando disfunciones sexuales. Esto es algo que la mayoría de mujeres ha sufrido de una manera u otra.