8 errores que te impiden avanzar en la vida

¿Cómo perder el miedo a equivocarse? Muchas veces comentemos errores evidentes y no por eso tenemos que tener miedo a equivocarnos. En este artículo os dejamos errores que puede evitar que impiden avanzar en la vida.

1. Para avanzar en la vida no hay que esperar al momento “perfecto”

Si esperamos a que los planetas estén alineados, que nuestros chacras estén abiertos y que la diosa fortuna esté de nuestro lado, quizá tengamos que esperar toda la vida. El miedo nos paraliza, pero recordemos que es en sí mismo una señal de alarma para hacernos tomar precaución, no necesariamente retroceder o cambiar el camino. Si sólo hacemos lo que no nos da miedo, lo que no representa riesgo, iremos a lo“seguro”, pero entonces no habrá crecimiento ni avance porque nunca nos atreveremos.

¿Qué hacer entonces?
– Vuelve al miedo tu consejero, transfórmalo en un motor.
– El mejor momento puede ser ahora.
– Sé valiente, empieza poco a poco, haz algo.

2. Creer que “ya sabes lo que va a pasar”

– “Rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros”
– Cuando te sientes el pronosticador de la fatalidad crees que conoces invariablemente el futuro y el resultado de las cosas.
– Si dejamos de lado la probabilidad y la estadística no hay manera de saber con certeza el resultado de la mayoría de las cosas, especialmente si tienen que ver con lo humano.
– Muchas veces este pensamiento conduce a la llamada “profecía autocumplida”.
– “Seguro en esta fiesta tampoco le caigo bien a nadie”

¿Qué hacer?
– No se trata de tener un optimismo irracional de “todo saldrá bien”, pero al menos tener una auténtica apertura a las posibilidades.
– Duda de tus certezas y pregúntate ¿y si esta vez no sucediera lo mismo, qué haría?.
– Quizá estés en una zona de confort y por eso no te atreves a pensar en un resultado distinto con el que no estás familiarizado.

3. Pensar que las cosas nunca van a cambiar

– Es caer en la resignación y, eventualmente, en el resentimiento.
– Es verdad que algunas cosas no las podemos cambiar, por ejemplo el pasado, y eso debemos aprender a aceptarlo como un hecho de la vida.
– Deposita tu ambición sobre lo que sí es posible cambiar y hazte cargo.

¿Qué hacer?
– No es que las cosas no van a cambiar, sino que hasta ahora no han cambiado.
– No es que no haya una forma de hacer que ciertas cosas cambien, es quizá que tú todavía no has encontrado esa forma.
– Un “no se puede” es más bien un “hay alternativas que no quiero tomar”.

Persona que ha cometido un error

4. Hacer caso a tu voz negativa interior

– Hay una voz interior encargada de recordarte todo lo que no puedes, debes, deberías o está muy mal hacer.
– Es una voz imperativa, autoritaria, astuta y que conoce tus puntos débiles. Usa la culpa, el auto reproche y la vergüenza como armas principales.
– Es una voz que trata de prevenirte del sufrimiento, de que te arriesgues y metas la pata, aunque para ello deba paralizarte o hacerte sentir muy mal contigo mismo.
– A veces es un eco aprendido de voces del pasado; voces de tus padres, maestros, hermanos o figuras de autoridad.

¿Qué hacer?
– Óyela, pero no la escuches. Escúchala, pero cuestiona lo que te dice… ¿es esto verdad? Quizá en el pasado, ¿pero hoy?
– Transforma sus afirmaciones en preguntas.

5. Hacer del dinero el centro de tu vida

– Es normal preocuparse en cierta medida por el dinero.
– Si lo tienes de no perderlo y si no, de cómo obtenerlo.
– Esto te paraliza porque te impide realizar tus sueños o al menos no iniciarlos hasta que tengas “un colchón” para tu proyecto y otro “por si te va mal”.
– Incluso pasas gran parte de tu vida ahorrando, acumulando o guardando para cuando sea “el momento” o para el “gran viaje” de tu vida. Quizá mueras o envejezcas antes.

6. Escuchar o rodearte de pesimistas.

– Tus ideas o propósitos de cambio pueden despertar la envidia o los miedos de muchas personas. Esto lo proyectan en ti.
– Recuerda que mucha gente siente un extraño placer en advertirte todo lo que puede salir mal y un placer “cuasi orgásmico” en decirte “te lo dije”.
– No se trata de no escuchar a los que de buena voluntad te advierten de ciertos riesgos, pero quien de verdad comparta tus sueños además se alegrará y te ayudará a pensar en soluciones ante lo que se vaya presentando.

¿Qué hacer?

Aquí te explicamos cómo aprender a pensar positivo.

7. Tener expectativas muy altas sobre lo que los demás deben o van a hacer.

Mucho del malestar emocional procede de decepciones con nuestro entorno. ¿Te ha pasado alguna vez que has hecho un esfuerzo por alguien y en otro momento esa persona ese fuerzo por ti no lo hizo? ¿Cómo te sentistes? Solemos decirnos, “soy tonto/a”, “Siempre estoy para la gente y la gente no está para mí”.

Esperamos que la gente actúe como lo haríamos nosotros y en términos generales pensamos que la gente funciona como nosotros. Y esto es un gran error.

¿Qué hacer?

Interiorizar una premisa básica de inteligencia emocional y social:

Sólo soy responsable y sólo puedo esperar lo que yo controlo y eso es : lo que yo pienso, siento y hago. Esto nos lleva a pensar que debemos funcionar como nos apetece porque es así como nos sentimos bien con nosotros mismos, por algo más egoísta que porque espere que esto también se hará así por la otra parte. De esta forma, te sorprendes en positivo cuando ves que la gente hace más de lo que tu esperabas en vez de ocurrir al revés, sorprenderme en negativo cuando no hacen lo que yo ya tenía previsto.

8. Querer a alguien externo más que a tí mismo (de forma tóxica).

Esta es una regla controvertida. Muchos puede que no estéis de acuerdo. Una vez escuché cuando era estudiante a una profesora que decía con respecto a esto: a nadie, ni incluso a los hijos se debe querer más que uno mismo. Y en ese momento dije…”Menos mal, no estaba yo tan loca”.

Esto es políticamente incorrecto. Socialmente todos escuchamos decir que a los hijos e incluso a parejas se les quiere más que a la propia vida y creemos que es hora de desmontar este mito social por el daño que ocasiona a las dos partes, por un lado a la persona que no lo siente así y que cree que es mala madre o mala pareja y por otro lado a la persona que así lo cree por la limitación vital que esto le pueda estar ocasionando por hacer unos sobreesfuerzos y tener unas expectativas muy altas (ejemplo claro de esto el Síndrome de Nido Vacío).

¿Qué hacer?

Tú eres único/a. Tu vida es única y eres la mejor persona que siempre vas a tener contigo mismo/a. Puedes amar a tus hijos, pareja, familia y amigos de manera descomunal pero tu vida es un regalo que hay que cuidar, mimar y disfrutar. Algo que socialmente no nos han querido enseñar nunca y que tiene sus consecuencias emocionales y personales en la vida de la gente que se lo cree (lo vemos todos los días en consulta).

¿Necesitas ayuda profesional?

Pídenos una cita
Pídenos una cita

Visita nuestra web y conoce nuestros centros de psicología en Málaga, Benalmádena, Fuengirola y Antequera.