Los trastornos de la conducta alimentaria, en este caso la anorexia nerviosa, son multidimensionales, es decir, aparecen por una mezcla de factores fisiológicos, cognitivos, familiares y socioculturales. Son trastornos que van en aumento en el mundo occidental. Vivimos en una sociedad cuyo valor más deseado es alcanzar una imagen corporal y psíquica perfecta como expresión de éxito y elegancia.

En este artículo vamos a hablar sobre uno de los trastornos de la conducta alimentaria más conocidos, la anorexia nerviosa. La anorexia nerviosa es un trastorno serio que pone en peligro la vida de la persona que lo padece. Por lo tanto, la anorexia y el resto de los desórdenes alimenticios no son modas o fases que se pasan con la edad, son trastornos con graves consecuencias si no se tratan.

El número de afectados va en aumento. El colectivo más afectado es el de las mujeres jóvenes, si bien es cierto que cada vez se dan más casos de anorexia en adultos, anorexia en niños…

¿Qué es la anorexia nerviosa?

 

La anorexia nerviosa es un trastorno o desorden que se caracteriza por la pérdida de peso a través de la restricción de alimentos o a través de atracones y purgas. Se caracteriza por la distorsión de la imagen corporal.

Las personas que padecen anorexia nerviosa tienen un miedo excesivo al aumento de peso, y por ello, se preocupan, en exceso, por su figura. Una de las características es la visión distorsionada que la persona tiene sobre su propia imagen, llegando a verse desproporcionada, incluso estando en el peso adecuado o por debajo de éste.

Este trastorno no solo afecta a nivel individual a la persona que lo padece, ya que tiene grandes repercusiones sobre la vida familiar, social, laboral o académica y emocional.

Cuando la anorexia comienza, suele tener un refuerzo positivo por el entorno, llegando a premiar o felicitar la pérdida de peso. Con el tiempo, los síntomas indican que algo no funciona. Es por ello, que hay que estar alerta ante determinados comportamientos o signos que puedan indicar la aparición de la anorexia, ya que si se diagnostica precozmente, la recuperación es mucho más fácil y rápida.

 

Para el diagnóstico de la anorexia nerviosa se incluye:

Consumo calórico por debajo de las necesidades del organismo, esto lleva a la persona a tener el peso por debajo de lo recomendado para su edad y sexo.
Miedo a ganar peso o engordar.
Alteración en la forma en la que uno mismo percibe su propio cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia?

Los síntomas más graves de la anorexia nerviosa están relacionados con la restricción alimentaria:

  • Pérdida de peso evidente.
  • Amenorrea (pérdida del ciclo menstrual)
  • El pelo y las uñas se debilitan, de rompen y caen con mayor facilidad.
  • La piel se seca y agrieta, pudiendo llegar a volverse amarillenta o grisácea.
  • Disminuye el pulso y la temperatura corporal.
  • Sensación de frío constante, incluso durante el verano.
  • Estreñimiento o diarreas.
  • Sensación de cansancio, fatiga.
  • Ejercicio excesivo.
  • Mareo.
  • Dolores de cabeza.
  • Anemia.
  • Reducción de masa muscular y ósea.
  • Dolores abdominales.
  • Deseos constante de orinar.

¿Por qué me descontrolo a la hora de comer?

Porque al no estar el cuerpo recibiendo los nutrientes necesarios hace que aparezca el hambre.
El uso de alcohol y drogas, favorecen los descontroles a la hora de comer.
El dejar de comer o saltarse comidas importantes, sienta las bases del siguiente atracón.
Estrés, depresión, aburrimiento, soledad…el atracón alivia a corto plazo este tipo de sentimientos.
Pequeñas violaciones de dietas estrictas

¿Cuáles son las causas de la anorexia?

No existe una única causa para explicar la aparición de la anorexia, sino que se debe a una serie de características. Estas características son factores de riesgo, que pueden ser genéticos, personales, familiares o culturales.

Factores biológicos: están la obesidad infantil, genética, sexo femenino.
Factores personales: personas muy exigentes y perfeccionistas, hiperresponsables, con un exceso de autocrítica, que no se permiten el error, muy competentes. La aparición de pensamientos obsesivos con la comida y la imagen, inseguridad, introversión, baja autoestima, distorsión de la imagen corporal, ansiedad, depresión, trastornos de personalidad…
Factores familiares: padres que tienen o creen tener un exceso de peso y que siempre estén a dieta. Familiares que presenten trastornos alimentarios, padres muy protectores y/o exigentes o depresivos, familias donde el cuidado de la imagen externa es fundamental, mucha preocupación por el peso y la figura, expectativas muy altas sobre los hijos.
Factores sociales: sociedad donde el valor estético domine, donde haya mucha presión por tener el cuerpo perfecto, tener éxito, ser competitivo, anuncios de televisión, revistas, donde la gente es perfecta.
Otros: también contribuyen a la aparición de la anorexia los cambios corporales que se producen sobre todo durante la adolescencia, las críticas con respecto al cuerpo, el exceso de ejercicio físico, el incremento rápido de peso, el inicio de una dieta…

¿Qué tipos de anorexia existen?

Existen dos tipos de anorexia:
Anorexia restrictiva: se caracteriza por presentar, al menos, un periodo de tres meses donde no se han producido atracones o purgas. El bajo peso se debe a la restricción de alimentos o a la realización de ejercicio físic