Llega un momento en las relaciones de pareja que se pueden ver desbordadas por la situación, incapaces de tomar medidas para que haya una mayor complicidad y calma. Son momentos en los que se suele pensar en la terapia de pareja, sin embargo no siempre ambos integrantes están dispuestos a pasar por este proceso. ¿Qué hacer si mi pareja no quiere ir a terapia?

Mi pareja no quiere ir a terapia y yo sí ¿Qué hago?

Esta puede ser una cuestión embarazosa, ya que la voluntad de solucionar las cosas parece solo recaer en uno de los dos. Detrás de esto hay reticencias, miedos y un sinfín de pensamientos donde la persona que no quiere ir a terapia de pareja se siente forzada, mientras que la que quiere ir puede sentir cierto abandono.

¿Qué hago si mi pareja no quiere ir a terapia?

Es una situación bastante habitual, cuando uno propone ir a terapia de pareja y la otra persona se resiste a pasar por este proceso. Cabe destacar, que para que este tipo de terapia funcione ambas personas deben querer hacerla, y tener una voluntad propia, además de ser necesario cierto compromiso.

Para que este tipo de terapia funcione ambas personas deben querer hacerla

Escucha los motivos

Cuando sucede esto, la persona que quiere ir a terapia porque considera que es lo mejor para solucionar los problemas que hay en su relación, debe saber escuchar los motivos por los que su pareja no quiere ir a terapia, sobre todo para que se sienta comprendida.

Exponer tus necesidades

En el momento que hayas escuchado los motivos de tu pareja, es el momento para exponer tu punto de vista y hacerle entender por qué consideras que puede ser lo mejor para ambos y por qué lo necesitas tú. De esta manera, no se sentirá que lo estás forzando, solo le estás exponiendo tus necesidades.

Explica en qué consiste la terapia de pareja

Es probable que tenga una idea equivocada sobre lo que supone una terapia de pareja, infórmate bien y aclara en qué consiste, por todas las dudas que pueda tener. Hazle entender que es un proceso beneficioso para la relación, en la que ambos podéis salir fortalecidos.

No es una derrota ni un fracaso

Hay quienes piensan que llegar al punto de tener que ir a terapia de pareja significa un fracaso en la relación. El verdadero fracaso realmente es no poner de nuestra parte para solucionar los conflictos cuanto antes, y dejando así que el tiempo acabe por desgastar la relación sin que haya vuelta atrás.

Es necesario admitir que hay situaciones que nos sobrepasan y es cuando necesitamos de una ayuda psicológica, por nuestro bienestar propio y en consecuencia por el de la relación.

Es comprensible tener miedo a lo desconocido

Es común escuchar que mi pareja no quiere ir a terapia porque piensa que no sirve de nada. Lo cierto es que hay detrás unas ideas preconcebidas que hay que desmontar, para que entienda mejor en qué consiste la terapia de pareja. No se va hacer nada que no quiera, ni se va a ir en contra de su voluntad ni contra él.

Es necesario hacerle ver que se trata de una ayuda de un profesional especializado, para poder limar aspectos de la relación, aprender a emplear estrategias además de ejercicios de terapia de pareja que os haga sentirse mejor el uno con el otro.

Debe entender que si no tenéis los recursos necesarios para salir adelante como pareja, el tiempo lo va a empeorar más aún todo. Llega un momento en que la distancia emocional y las dificultades para estar bien el uno con el otro se hacen insostenibles. Hay un punto de no retorno en el que si no se ponen soluciones, la relación acaba por derrumbarse.

La mejor forma de querer ir ambos a terapia de pareja, es finalmente que le deis tanta importancia a vuestra relación como para hacerlo.

Pide cita

Pide cita para terapia de pareja
En Más Vida Psicólogos somos especialistas en terapias de pareja, podemos ayudarte a revertir esta situación y superar los problemas.

Pide cita