Debido a la crisis sanitaria mundial por el coronavirus, estamos viviendo un confinamiento sin precedentes. Esto nos ha llevado a estar todo el día en casa, algo a lo que no estamos acostumbrados la gran mayoría de personas.