Cómo educar a los hijos: Educar sin gritar, el gran reto de la mayoría de los padres.

Cómo educar a los hijos, cómo criar y educar a niños felices se ha convertido en uno de los grandes temas de la psicología infantil. Cuando se habla de problemas con los hijos, hay una frase socialmente muy extendida que es “la culpa es de los padres” y desgraciadamente los que estamos diariamente en una consulta recibiendo casos lo podemos confirmar. Hay muchos factores que influyen en que muchos padres lo haga realmente “mal”:

  • Sobreprotección: La gran plaga que sacude a un porcentaje enorme de padres que pretenden salvar a sus hijos de sentir emociones negativas. Inconscientemente “salvan” a sus hijos de sentir frustración, miedo, aburrimiento, enfado, vergüenza, ansiedad… ¿Y qué ocurre? Pues que son hijos poco entrenados en lidiar con estas emociones y cuando “salen a la vida” no saben gestionarlas, aceptarlas y redirigirlas… Entienden que la vida funciona como sus padres les han hecho creer y esto se traduce en problemas infantiles y adolescentes de muchos tipos que comentaremos a lo largo de este artículo.
  • Padres permisivos: No saben “decir que no”. Muchos de estos padres vienen a su vez de padres autoritarios y un mal ambiente familiar que les predispone a irse al otro extremo, la permisividad excesiva y la falta de firmeza.
  •  Falta de acuerdo entre ambos padres. Los roles de familia tiene mucho que ver con esto.
  •  Problemas en la familia que dejan en un segundo plano la educación de los hijos.
  •  Baja inteligencia emocional en los padres.

Como todos sabemos el desarrollo personal y social de un niño depende en gran medida del entorno en el que haya sido educado y los estilos educativos parentales. Los consejos para educar a los hijos ocupan cientos de páginas en manuales para padres pero el verdadero problema reside en que estos padres no tienen una guía para llevar esas técnicas a su realidad, viendo aciertos y errores, además de un feedback externo que te permita llevar esto a la realidad con éxito.

Educar en valores y educar sin gritar van a ser los objetivos principales de nuestro artículo de hoy. Algunas veces nos hemos preguntado… Si mi hijo pudiera expresar sus verdades necesidades de educación… ¿Qué nos diría?

 

Cómo educar a los hijos: Carta de un hijo a un padre.

Cómo educar a los hijos carta de un hijo a un padreNo me des todo lo que te pido. A veces sólo pido para ver cuánto puedo conseguir.

No me grites. Te respeto menos cuando lo haces y me enseñas a gritar a mí también, y yo no quiero hacerlo.

No me des siempre órdenes. Si en vez de órdenes a veces me pidieras las cosas yo las haría más rápido y con más gusto.

Cumple las promesas, buenas y malas. Si me prometes un premio, dámelo, pero también si es un castigo.

No me compares con nadie, especialmente con mis hermanos. Si tú haces que me sienta mejor que los demás, alguien va a sufrir y si me haces sentir peor que los demás seré yo quien sufra.

No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer. Decide y mantén esa decisión.

Déjame valerme por mí mismo. Si tú haces todo por mí, yo nunca podré aprender.

No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentirme mal y perder la fe en lo que me dices.

Cuando yo haga algo malo, no me exijas que te diga por qué lo hice. A veces ni yo mismo lo sé.

Cuando estés equivocado en algo admítelo. Crecerá la buena opinión que tengo de ti y me enseñarás a admitir mis equivocaciones.

Trátame con la misma cordialidad y amabilidad con que tratas a tus amigos. Porque seamos familia no quiere decir que no podamos ser amigos.

No me digas que haga una cosa si tú no la haces también. Yo aprenderé siempre lo que tú hagas aunque no me lo digas, pero nunca aprenderé lo que tú digas y no hagas.

Cuando te cuente algún problema mío, no me digas “no tengo tiempo para bobadas” o “eso no tiene importancia”. Trata de comprenderme y ayudarme.

Y quiéreme y dímelo. A mi me gusta oírtelo decir aunque tu no creas que es necesario decírmelo.

En un principio, parece que esto no tiene nada que ver con lo que creemos que nuestro hijo nos pide.

Existen cuatro estilos educativos para educar a los hijos.

 

Influencia de los estilos educativos parentales.

Cómo educar a los hijos: Estilos educativos parentalesLa relación familia y escuela también tiene una gran importancia a la hora de como educar a un niño. Es necesario una coherencia en normas y límites tanto en casa como en el cole, esto conseguirá que el niño generalice esos comportamientos positivos a todas las áreas en las que interaccione.

En resumen, familia y escuela deben ir cogidas de la mano, pero ¿qué está pasando con esto?…

Nos encontramos con un gran obstáculo en este sentido. Muchos padres sobreprotegen a sus hijos también en el área escolar y esto crea una desunión entre padres y profesores. Los padres no permiten que los profesores pongan límites, castigos y sean firmes cuando correspondan. Otras de las asignaturas pendientes de la psicología escolar.

Otra área muy en auge viene en la línea de como educar a los hijos cuando hay un divorcio de por medio. Según mi experiencia, un divorcio con hijos multiplica las posibilidades de que los padres tiendan a usar un estilo permisivo y sobreprotector. La culpabilidad que se siente y la responsabilidad sobre la ruptura familiar hacen que se queden en un segundo plano la firmeza y un estilo democrático.

Actualmente hemos desarrollado programas de entrenamiento a padres para salvar todos los obstáculos a los que un padre se enfrenta a la hora de educar a los niños. El objetivo de un programa de entrenamiento de padres es aprender a modificar la interacción familiar que se establece entre padres-hijos para fomentar una conducta adaptada y disminuir la conducta desviada de esos hijos en todos sus contextos.

Es posible enseñar a un niño un comportamiento adaptado que le permita desarrollarse adecuadamente en sociedad, porque las conductas se aprenden. Por tanto, conocer a tiempo el modo en que los niños aprenden permite educarlos para que eviten problemas que puedan influir negativamente en su desarrollo personal.

El enfoque que sigue un entrenamiento de padres es dotar a éstos de las estrategias necesarias para que sepan cómo modificar la conducta de sus hijos, en casa fundamentalmente. Es una forma de tratamiento de los problemas de conducta infantil a través de los padres. El hecho de que esté dirigido a los padres es debido a que tienen una gran influencia sobre el comportamiento de sus hijos, y pueden actuar directamente en el aprendizaje de conductas de éstos. Los padres son los más interesados en evitar o atenuar los posibles fracasos que puedan producirse a lo largo de la vida de sus hijos y en facilitarles una adecuada integración en su entorno social.

Educar con amor y una educación en familia es el objetivo de todos los padres.

 

Entendiendo los problemas de conducta de los niños.

Los problemas de conducta en niños (conducta agresiva en niños) ocupan el 50% de las consultas de psicología infantil. Pero…¿Qué tipo de problemas afectan a los niños en el otro 50%?: el resto de padres vienen pidiendo ayuda para la timidez infantil, para como mejorar la autoestima, la antiguamente llamada “neurosis infantil” y trastorno de déficit de atención. Podría ser un buen resumen de los problemas por los que un niño necesita psicoterapia infantil.

¿Qué debemos tener en cuenta para dar una buena educación a los hijos?

Los niños aprenden a comportarse:

Un niño nace y empieza de cero. Todas estas habilidades y conductas y la inmensa mayoría de las que un niño manifiesta las va aprendiendo a lo largo de los días y de los años. Los padres, maestros y otras personas de la comunidad intervenimos de manera decisiva en ese largo y complejo aprendizaje.

Las rabietas, agresiones, peleas, miedos, timidez, desobediencia, problemas con las comidas… y la mayoría de los problemas de conducta que los niños presentan durante el desarrollo de su personalidad también los aprenden, no nacen con ellos. Y también en ese aprendizaje intervenimos activamente nosotros.

Jugar, pensar, tener miedos… y la mayoría de lo que un niño hace, piensa y siente son CONDUCTAS APRENDIDAS. La agresividad infantil y los ataques de histeria también se aprenden. Para comprender a los niños, prevenir sus dificultades y ayudarles a resolver sus problemas es importante pues, que sepamos explicar cómo aprenden sus conductas y sus problemas de conducta y cómo cambian y desarrollan su modo de comportarse. Vamos a verlo.

Explicaciones inadecuadas de la conducta de los niños:

Muchas de las explicaciones que nos damos acerca de por qué un niño se comporta de una manera o de otra son erróneas. Y ahora vamos a  ver por qué:

a) El recurso al destino y a la here