Cómo solucionar problemas de pareja es el gran pregunta en nuestras consultas de terapia de pareja en Málaga. También lo es en conversaciones entre amigos y en miles de blogs especializados. Esta gran pregunta nos ronda a todos por la cabeza cuando prevemos la llegada de una crisis de pareja. Por este motivo, queremos darte respuestas de profesionales especialista en terapias de pareja para aportar luz a todas tus dudas.

Cómo solucionar problemas de pareja sin morir en el intento

Esta gran pregunta nos obliga a tocar muchas áreas que definen la respuesta: qué expectativas se tiene de la relación, grado de madurez de la persona, dependencia emocional, influencia social en los estilos de relaciones que nos encontramos, cómo tener una relación sana, etc.

Una vez que vemos que nuestra relación esta rota son otros los interrogantes: ¿Por qué se estropean las relaciones? ¿Cómo superar una ruptura?, fases por las que vas a pasar ante una ruptura, etc.

Vamos a empezar por los tipos de relaciones.

Tipos de relaciones de pareja: Diferencia entre relación sana y relación tóxica

La terapia de pareja se ha convertido en los últimos años en una de las mayores demandas en consulta. No solo sirve para recuperar una relación o ayudar a superar una crisis de pareja, sino también para que en caso de ruptura sea lo menos dolorosa posible.

Una relación de pareja, se entiende como un proyecto de vida común de dos personas independientes, con educación, aprendizajes, vivencias y experiencias diferentes. Al inicio de la relación se suele decir que todos sacamos lo mejor de nosotros mismos, pero es con el paso del tiempo, cuando salen a flote todas aquellas creencias, aprendizajes, vivencias, problemas de pareja por hijos no comunes, aquí es cuando pueden aparecer los problemas, porque queremos que nuestra pareja sea de una determinada forma y no como realmente es.

Una relación sana es aquella que aporta bienestar, es decir, es aquella que nos aporta, no nos completa. Por el contrario, las relaciones de pareja tóxicas, son aquellas que hacen llorar más que reír, que no nos deja crecer como persona, que se rige por el chantaje emocional…

Como Solucionar Problemas de Pareja. Pareja paseando bajo el sol, por el campo cogidos de la mano

¿Qué tipos de relaciones de pareja tóxica existen?

  • Parejas pesimistas: son aquellas relaciones donde las quejas y reproches están presentes a diario.
  • Parejas controladoras: estas parejas se caracterizan por el control que ejerce uno sobre el otro. Está estrechamente relacionado con una baja autoestima. El control ofrece seguridad.
  • Parejas celosas: Al igual que la anterior, está relacionada con una baja autoestima.
  • Parejas competitivas: necesidad de estar por encima de nuestra pareja.
  • Parejas maltratadoras.
  • Parejas infieles.
  • Parejas dependientes: donde la dedicación hacia la pareja es exclusiva.

¿Cómo saber si mi relación de pareja funciona?

Si te preguntas cómo solucionar problemas de pareja, quizás se deba a que te estés dando cuenta de que tu relación de pareja no está igual que antes o simplemente porque quieres aprender más sobre este tema. Independientemente de los motivos, nos vamos a centrar en los pilares básicos de toda relación de pareja “perfecta” o “ideal”

Pilares básicos de toda relación ideal

Complementarse

En primer lugar, nos encontramos con problemas de incompatibilidad en la pareja, es decir, en toda relación de pareja estable, no solo es suficiente el amor (aunque por supuesto, es una de las bases), sino que además de que exista amor, es también necesario complementarse bien. Complementarse bien, está estrechamente relacionado con llevar un estilo de vida similar, es decir, no nos referimos a que os tenga que gustar lo mismo y opinar lo mismo sobre diferentes temas, sino con tener planes similares sobre la vida en pareja. Por ejemplo, encontramos incompatibilidad en las parejas en los siguientes aspectos:

  • Si yo quiero tener hijos y mi pareja no.
  • Si yo quiero vivir en un sitio y mi pareja en otro diferente.
  • Si mi pareja quiere salir todos los fines de semana y yo no.

Química sexual

El segundo pilar de una buena relación sentimental, es la química sexual. Con el paso del tiempo, la pasión inicial va disminuyendo, y las relaciones sexuales son menos frecuentes.

Aportar cosas positivas

El tercero de los pilares básicos es lo que la pareja aporta a nuestra vida. Si nos da más quebraderos de cabeza, que momentos felices, apoyo y confianza, es decir, si pasáis el día discutiendo sin llegar a ninguna solución, quizás sea el momento de poner solución a este problema.

Aceptación de nuestra pareja

El cuarto pilar básico, es la aceptación de nuestra pareja, sin querer cambiarla. En toda relación sentimental existen rasgos de personalidad, físicos o comportamiento que no nos gustan de nuestra pareja. El físico en una relación de pareja es algo secundario y cambiante, que puede ser importante al principio de la relación, pero con el paso del tiempo, el carácter y amor hacia nuestra pareja es lo realmente importante. Otra cosa es, ignorar aspectos importantes como que nuestra pareja consuma alcohol y/o drogas, no nos guste dicho aspecto y no esté dispuesto/a a cambiarlo por nosotros. Otro ejemplo sería, que se comporte de forma soberbia, y por mucho que se lo digamos, no haga nada por cambiarlo. Otro tipo de conductas intolerables por parte de nuestra pareja serían, los celos enfermizos, violencia física o psicológica. Cuando en una relación aparecen estas actitudes intolerables, si se ha buscado ayuda y no ha funcionado, es hora de poner punto y final y comenzar a quererse.

Todo lo expuesto anteriormente, son algunos de los pilares básicos sobre los que han de sustentarse toda relación de pareja. Si en nuestra relación dichos pilares no existen, hay que trabajar duro por construirlos.

Pero… y una vez que sé cuales son los pilares básicos para una relación de pareja…

¿Cómo llevar una relación de pareja sana y mantenerla en el tiempo?

Tener una relación sana puede ser muy fácil o muy difícil, depende de las dos partes. Si ambos estáis dispuestos a trabajar en ello, no queremos decir que sea fácil, pero sí mucho más favorable, que sino estamos de acuerdo en cambiar nada para que las cosas funcionen.

Para mejorar la relación de pareja es importante aparcar las malas experiencias anteriores, así como las inseguridades, entre otras cosas. Todos llevamos una mochila de vida, y actuamos en función a nuestra historia y aprendizaje personal, junto con todo esto, están nuestras creencias irracionales y carencias afectivas, que acabamos plasmando en nuestras relaciones.

Una de las claves más básicas para saber si nuestra relación es sana o no, es hacernos la siguiente pregunta: ¿qué me aporta la relación?, ¿me ayuda a crecer o por el contrario me está limitando e impidiendo crecer? A continuación vamos a ver una serie de cosas que te guiarán a la hora de detectar si estamos en una relación de pareja saludable.

Como Solucionar Problemas de Pareja. Chico pensativo sentado en a orilla de mar

¿Cómo saber si mi relación es saludable?

  1. Libertad, nuestra pareja no nos pertenece.
    Es importante aceptar que nuestra pareja tiene derecho a tomar sus propias decisiones y elegir qué es lo que quiere en su vida. También ambos sois libres a la hora de decidir si queréis mantener o no la
    relación, así como libres para poder abandonarla. Es importante que cada miembro de la pareja tenga su espacio y su intimidad. Por lo tanto, la libertad dentro de las parejas, es una de las señales de que estamos en una relación de pareja sana.
  2. Comunicación, comunicación constructiva o destructiva.
    Es una de las partes imprescindibles, tanto en las
    relaciones de pareja como en cualquier otro aspecto de nuestra vida. Gracias a la comunicación somos capaces de llegar a acuerdos, negociar, tomar decisiones, ceder, exponer un conflicto y solucionarlo. Es normal que existan desacuerdos, conflictos, discusiones y crisis en la pareja, pero dependiendo de nuestro estilo de comunicación, podemos hacer que la discusión o conflicto sea constructivo o destructivo. Una comunicación adecuada, hace que ambas partes se acerquen y luchen por buscar una solución. Cuando nuestra comunicación no es adecuada, hacemos que los conflictos se agraven, y acabemos reprochándonos y acusándonos, sin llegar a ningún acuerdo, con el único fin de hacer daño.
  3. Actitud abierta, escuchar a nuestra pareja.
    En toda
    relación de pareja, existen dos partes que se unen, que vienen de mundos diferentes, con historias, personalidades, estilos educativos y aprendizajes diferentes. Es muy común que los problemas de pareja, aparezcan cuando estamos acostumbrados a realizar las cosas de determinada forma y nuestra pareja de otra, es decir, cuando vemos el mundo, desde una perspectiva diferente a nuestra pareja. En lugar de querer tener la razón, es importante estar abiertos a escuchar a nuestra pareja, entender por qué actúa de dicha forma, exponer nuestra forma de actuar, y juntos llegar a un acuerdo, teniendo en cuenta que lo importante no es tener o no la razón, sino llegar a un acuerdo para solucionar el problema, cediendo cada uno en la medida de lo posible.
  4. Dedicar tiempo de calidad a la pareja.
    Al igual que es importante que en la pareja cada uno tenga su intimidad y espacio, es también importante, que se dedique tiempo de calidad a la pareja, es decir, dejar el teléfono móvil apartado mientras disfrutáis de una cena, hacer un plan diferente algún fin de semana, una sorpresa el día del cumpleaños o cualquier otro día… con todo esto dedicaremos tiempo de calidad a nuestra pareja. Todo esto es muy fácil de llevar a cabo durante el inicio de la
    relación, pero con el paso del tiempo todo esto va disminuyendo, y caemos en la rutina. Si ponemos un ejemplo, la relación es como una planta, tenemos que cuidarla para que crezca, si no ponemos agua morirá y si ponemos agua de más también.
  5. Respeto y confianza.
     Amar es respetar y confiar, sin esto no hay amor.

¿Cómo reconocer si tengo una relación de pareja tóxica? ¿Qué es una pareja tóxica?

A continuación se exponen algunas de las características para identificar si estamos o no en una relación tóxica:

  • Cuando existe una lucha de poder, es decir, una pelea constante a la hora de tomar decisiones, en lugar de trabajar como un equipo y tomar decisiones conjuntamente cediendo ambos y entendiendo a ambas partes, nos centramos en llevar la razón y hacer las cosas de nuestra forma, entendiendo que esa es la forma normal de actuar y no la de nuestra pareja. Aquí lo que sucede es que puede que nuestra pareja ceda, pero le estamos quitando su derecho, por lo tanto llegará un momento en el que se frustre.
  • Sentirte superior a tu pareja o sentirte inferior.
  • Necesidad de demostrar continuamente lo que vales, entendiendo que si no lo haces así, te dejará. Impidiendo actuar de forma natural.
  • Culpabilidad, por cosas que has hecho o no has hecho en algún momento.
  • Creencia de salvar o cuidar a nuestra pareja, tener la sensación de que tenemos que estar con esa persona, porque no sobreviviría sin nosotros. Esto supone una gran carga emocional.
  • Creer que no puedes vivir sin tu pareja. Esto es algo muy común. Cuando esto nos sucede, es señal de que hay algo que debemos solucionar, porque todos somos seres libres e independientes y tenemos la capacidad de tomar el control de nuestra vida.
  • Falta de confianza. Para conseguir confiar en nuestra pareja, es necesario tener una autoestima saludable, ya que esta es la base, para tener relaciones sanas.
  • Hablar sólo de las cosas negativas. A lo largo de cada día, suceden tanto cosas buenas, como negativas, está en nuestra mano, dónde centramos nuestra atención. Tenemos que fijarnos si únicamente hablamos con nuestra pareja sobre temas negativos.
  • Falta de respeto. Cuando hablamos con nuestra pareja a través de peleas y agresiones verbales, sin ningún fin.
  • Agresiones físicas. Llegados a este punto, es importante dar el paso de dejar esa relación.

¿Cómo podemos prevenir una relación tóxica?

Ya hemos visto, todas las cosas que van haciendo sin que nos demos cuenta, que nuestra relación se convierta en tóxica, pero ¿qué podemos hacer para solucionar los problemas de pareja?Como Solucionar Problemas de Pareja. Tumbado en el sofá tapado con una manta

  • Ser más flexibles, no utilizar categorías absolutas. Flexibilizar nuestra mente.
  • Aprender técnicas efectivas de comunicación, ya que como hemos dicho anteriormente, los conflictos van a estar siempre, la diferencia está en la capacidad para ponerles solución.
  • Desarrollar la empatía y no juzgar, aprender a ponernos en lugar de nuestra pareja y entender por qué se comporta de dicha manera.
  • Aprender a discriminar entre sufrimiento útil y no útil. Útil es aquel que nos enseña a perder, y a no seguir esperando que lo imposible suceda. Aceptar la realidad es dolorosa, pero más doloroso es vivir en una mentira. El sufrimiento inútil es aquel que no nos ayuda a solucionar nada.
  • Ser coherentes: definir cuales son los proyectos de vida, que tipo de relación quieres, que objetivos y metas tienes. Una vez estén claros, comprométete con ellos, si tu relación no se encuentra dentro de dichos objetivos, hay que buscar soluciones.
  • Practica el individualismo. Preocúpate tanto por tu pareja, como por ti.
  • Respeta tus derechos y los de tu pareja. Tienes derecho a que sus opiniones, emociones…sean tomadas en serio. No te dejes manipular o maltratar, ni lo hagas a tu pareja.
  • Reciprocidad y racionalidad. En toda relación es tan importante dar como recibir. Si yo pido que mi pareja me escuche y entienda, pero yo no lo hago o viceversa, si pido fidelidad, pero yo no lo soy… no estamos siendo coherentes.
  • Evita caer en la victimización y la autocompasión.

¿Qué es la dependencia emocional?

Para definir lo que es la dependencia emocional vamos a utilizar la dada por Castelló (1999): “un patrón persistente de necesidades emocionales insatisfechas que se intentan cubrir desadaptativamente con otras personas”. Es decir, el dependiente presenta una frustración o insatisfacción en su área afectiva que intenta compensar con una relación, preferentemente amorosa, aunque también puede suceder entre padres e hijos, amigos…en todo esto no hay nada de malo, la única diferencia entre una relación de una persona con una dependencia afectiva y una que no, está en la forma de relacionarse, ya que las relaciones suelen estar desequilibradas, donde aporta mucho más de lo que recibe, y de ahí la falta de correspondencia continua.

La vida de la una persona con un enganche emocional gira en torno a la relación, su estado de ánimo girará entorno a ella, los pensamientos girarán en torno al rechazo o la aceptación por parte de esa persona… Hasta aquí todo irá más o menos bien, mientras que la relación funcione, en el momento que esta se rompa o comience a tener problemas, el mundo de la persona dependiente saltará por los aires.

¿Por qué no es bueno tener un apego emocional des adaptativo?

Porque al sufrir un apego excesivo hacia una persona, no estamos disfrutando de esas relacionales como deberíamos, ya que estamos más pendientes de buscar señales de si mi pareja me quiere o no, que de disfrutar de la relación, no dando libertad, ni el tiempo necesario que cada persona necesita.

La dependencia emocional afecta a un gran número de personas, aunque se suele dar más entre mujeres que entre hombres. Una relación de dependencia es algo que se puede trabajar, tanto en terapia de pareja como terapia de familia, y se consiguen grandes resultados.

La dependencia emocional no solo se da en las relaciones de pareja, también se puede dar en amistades, compañeros, familia y personas cercanas…

Artículo relacionado: Cómo salir de la codependencia de pareja

Como Solucionar Problemas de Pareja. Pies de un chico

Llegados a este punto, tenemos que dejar claro una cosa, si vamos a tener pareja, que sea para que nos sume, no para que nos reste, esto no solo se puede aplicar a la pareja, sino al resto de ámbitos también. No queremos decir que si aparecen problemas en la relación, debamos dejar dicha relación. Hay que tener claro, que en todas las relaciones existen problemas, a lo que nos referimos es que cuando aun intentando poner solución a dicho problema, no lo consigamos es cuando tenemos que plantearnos si seguir o no, lo mismo si aparecen diferencias significativas entre ambos miembros de la relación.

¿Es el amor una droga?

Efectivamente el efecto Romeo y Julieta existe, cuando existe algún obstáculo la relación se suele intensificar, esto tiene una explicación, y es que cuando sufrimos una adversidad, la dosis de dopamina aumenta y por lo tanto, los sentimientos se intensifican. Aquí está la explicación sobre personas que lo dejen todo por amor, cambien de ciudad, de país, de trabajo, de amigos…

¿Es un error dejarlo todo por amor?

La respuesta correcta a esta pregunta no existe, ya que depende de muchos factores. Lo que si hay que tener claro a la hora de tomar esta decisión, es si lo hago porque yo quiero, o por presiones por parte de mi pareja, esto hará a largo plazo bastante, porque cuando comiencen a aparecer los problemas en la relación, sino hemos tomado esta decisión por nosotros mismos, comenzaremos a reprochar a nuestra pareja la decisión tomada. Es decir, a la hora de dar el paso y cambiarlo todo, es importante tener las cosas muy claras y, por qué se hace dicho cambio, para así evitar problemas en el futuro.

Existen numerosos casos de parejas que lo han dejado todo por amor y ha salido bien y al contrario igual. Por lo tanto, la respuesta correcta no existe, depende de la situación.

¿Existe también la dependencia emocional entre madres e hijas y padres e hijos?

La respuesta es si, existe dependencia emocional por parte de los padres y madres hacia los hijos y al contrario.

Uno de los tipos de dependencia emocional entre madres e hijas más común está cuando los padres se separan o se queda viudo/a, para rellenar ese vacío los padres se centran en los hijos con un apego emocional exagerado, en algunos casos

¿Qué puedo hacer yo como padre o madre para mejor el vínculo con mis hijos?

El famoso síndrome del nido vacío, es decir, esa sensación de vacío que aparece cuando los hijos se independizan. Este síndrome suele aparecer en todas las familias, pero se agudiza en aquellas en las que los padres se han volcado en el cuidado de sus hijos al cien por cien, dejando otras áreas de su vida descuidadas.

Para superar este síndrome es importante retomar actividades que hacías antes de tener hijos, buscar cosas que te guste hacer y dedicar tiempo a ello, también es, quizás, hora de empezar nuevos hobbies que a lo mejor antes no hemos podido dedicar tiempo, viajar… disfrutar de nuevo de tener tiempo para uno mismo.

Es importante también entender que nuestros hijos han crecido y tienen sus planes y sus vidas, esto no indica que no nos quieran, sino que tienen menos tiempo para dedicarnos a nosotros. Si lo que queremos en conseguir más atención por su parte, es importante utilizar la asertividad y huir de la crítica dura o los reproches, como por ejemplo, en lugar de decir, “me has dejado solo/a con todo lo que yo he hecho por ti”, podríamos utilizar algo así como: “me gustaría que me prestaras un poco más de atención, puesto que te echo mucho de menos”, con esta segunda petición quizás conseguimos lo que queremos o no, pero no estamos reprochando nada a nuestros hijos, que lo que hará será que se acaben separando más de nosotros o fomentará la dependencia emocional, de mis padres me necesitan, tengo que dejar de hacer ciertas cosas y dedicarle más tiempo a ellos.

¿Existen la dependencia de los hijos hacia los padres?

Si existe, este tipo de dependencia se da cuando los padres proyectan sobre los hijos sus propios sueños y metas, olvidando el derecho de los hijos de elegir libremente.

También deberíamos preguntarnos…

Si hemos hablado tanto de la dependencia emocional… ¿qué sería justo lo opuesto a depender de una persona? Tenemos dos extremos: depender de la persona o el llamado «Síndrome de Peter Pan«

Síndrome de Peter Pan

¿Conoces el Síndrome de Peter Pan?¿Es el siglo XXI la era de las personas que no quieren compromisos?¿Sabes como se le llama al miedo al amor?¿Por qué sufrimos tanto en las relaciones?

Sabemos que las personas experimentamos diferentes fases de madurez a la hora de concebir las relaciones de pareja y su futuro. Esto lo sabíamos. Lo que parece ser que no se tenía tan claro era que un estancamiento en esas etapas pudieran dar pie al síndrome que conocemos ahora como Peter Pan. Este problema, en general, suele atribuirse más a hombres que a mujeres, pero ¿han desarrollado estas personas la madurez emocional?

Para entenderlo mejor:

Como Solucionar Problemas de Pareja. Rostro parcial de un chico

Existen patrones de personas que son como niños, ellos no quieren ni desean crecer jamás, prefieren experimentar el día a día disfrutando de todo y simplemente viviendo, sin darle importancia a la persona que tienen a su lado. De alguna manera ellos sólo piensan en ellos mismos, evadiendo así cualquier forma de relación romántica o que pueda llevar a un compromiso más serio, esto es lo que se conoce como el síndrome de Peter Pan.

La inmadurez emocional que viven estas personas a veces se relaciona con trastornos de la personalidad.

El perfil que tienen las personas que sufren de este síndrome viene a ser hombres que mantienen el deseo de aprovechar su juventud a toda costa; en las relaciones de pareja presentan una inmadurez emocional que choca con los planes de futuro que pueda tener su pareja y que les estanca en etapas adolescentes.

Su primera prioridad, son ellos y sus necesidades.

Proponemos aquí una lista con algunas de las características más importantes, que describen a este tipo de personas, revísalas por si tienes a tu lado un chico con síndrome de Peter Pan o un potencial de éste, y no lo sabes o nunca te hayas parado a pensarlo.

  1. Salir y beber como el plan principal de sus vidas.

Sin importar el plan o el día de la semana, ellos siempre están dispuestos y preparados para salir, siempre será tentadora la idea de poder conocer a alguien nuevo, estar con los amigos, quedar con alguna chica, etc. La dinámica consiste en mantenerse en «nunca jamás», o lo que es lo mismo, en «no quiero responsabilidades», sin importarles si están con alguien o no y lo que opina o diga esta persona acerca de ello.

  1. ¿Compromiso?

Guardan infinidad de excusas en cuanto la cosa en la relación se pone algo seria para poder salir corriendo: «no estoy preparado para algo más serio», «soy un apersona complicada», etc.

Esta personalidad inmadura lleva a tener una especie de pánico a que les cuiden o les quieran, por eso es importante saber detectarlos a tiempo, porque si ese es el plan, no querer a alguien que te haga sentir bien y poder mantener una relación de pareja con compromiso y futuro, es mejor que se vayan o que nos vayamos nosotras.

  1. Los amigos son una prioridad

El área de las amistades es muy importante en nuestras vidas, de manera que incluso a veces tras muchos años de experiencias éstos se pueden llegar a considerar como parte de la familia, pero no se tiene con ellos o ellas una relación romántica como la que se contempla estando en pareja.

Estos hombres pueden estar haciendo planes contigo, pero si se les interpone un plan con los amigos no dudan en confirmarlo automáticamente, de manera que la pareja y esos planes que hace un minuto estaba haciendo con ella pasan a ser secundarios, y que esa noche él prefiere estar con ellos en lugar de contigo, sin importar tus sentimientos o lo que tu prefieres.

     4. Hacer lo que quiero hacer

Como Solucionar Problemas de Pareja. Chico en el campo con una guitarra

En el complejo de Peter Pan no llega a entender que en una relación equitativa, sana y equilibrada, la libertad individual termina en el punto en el que empiezan la de los demás, y ellos no consideran ni por asomo lo que la pareja quiere, no se puede hacer literalmente lo que se quiera si eso puede dañar o hacer sufrir a la persona con la que estas, y por supuesto, si ella no lo hace porque tiene en cuenta a su Peter Pan.

Ellos creen que estar con alguien significa eso, sólo estar, sin escuchar y sin ceder, sin tener un mínimo de consideración y respeto, y esto hace que la relación se desvirtué y llegue a entrar en un desequilibrio de intercambios en el que se puede llegar a pasar muy mal.

     5. Soltero y con dinero.

Para ellos no supone ningún problema gastar y derrochar parte de su dinero, se creen que son como una especies de millonarios, invitan, compran cosas caras, hacen buenos regalos, se dan sus caprichitos, etc.

Aunque teniendo en cuenta que siempre sus antojos están por delante de todo, y eso para ellos es lo primero que les mueve, no te invitaran a un restaurante caro que te pueda gustar mucho si tienen pensado comprarse una guitarra que ojearon hace poco por Internet.

6. Yo, y después yo.

Yo quiero esto, luego lo otro, esto no me gusta… su meta última es complacerse y pensar en cada momento en lo que necesitan, quieren o desean, son muy egoístas. Este punto egoísta nos reconfirma la hipótesis de que la madurez emocional de estas personas no ha llegado. Suelen hablar mayormente de ellos, de todo lo que se les ocurra acerca de ellos, aunque la otra persona esté cansada de escucharlos y se note que no lo corta por deferencia, a ellos les da exactamente igual.

Así que si te topas en tu vida con hombres de este perfil, que por lo general no suelen hacer sentir bien a la pareja, debes correr hasta donde él no pueda seguirte, a no ser que quieras mantenerte en ese mundo en el que él siempre estará en un plano de importancia inmenso, y tu sólo serás una ínfima parte de su vida.

El complejo de Peter Pan se ha relacionado con otra nueva terminología adoptada de EEUU. De un artículo de Vanity Fair se extraía el término “Fuckboy”, os preguntareis, ¿qué tipo de tendencia esconde esta palabra?

1. Su frase favorita es: “no estoy listo para una relación”

El fuckboy quiere exprimirte como una naranja pero sin comprometerse. Así después no tiene que sentirse responsable de tus sentimientos y, cuando las cosas se ponen feas, solo tiene que decirte que, en realidad, no sois nada.

2. Dice que no le gustan las etiquetas

Se hace el hippie pero lo único que quiere es jugar contigo a la gallinita ciega y confundirte para que no entiendas qué narices está pasando.

3. Te da una de cal y otra de arena

La de cal (recordamos que la cal es la buena), principalmente cuando quiere algo de ti.

4. No tienes ni idea de con cuantas más se está viendo a la vez que contigo

Sospechas que puede haber más porque no se esmera mucho en ocultarlo, pero si le sacas el tema acaba dándole la vuelta a la tortilla para hacerte sentir una loca (sabiendo, además, que tienes más razón que un santo).

5. Se despide de ti en Whatsapp y dos horas después sigue en línea

O te responde horas y hasta días después habiendo estado en línea.

6. Te pide fotos desnuda

No le interesa mucho leer cómo te ha ido el día o saber cómo estás.

7. Te dice lo que quieres oír

Una sarta de frases hechas y piropos que ha oído por ahí.

8. Siempre vuelve

Da igual si fue él el que acabó pasando de ti o si fuiste tú quien lo mandó a freír espárragos, volverá a intentar marearte de nuevo periódicamente.

Visto así puede parecer cruel, pero si os ponéis a pensar todos conocemos a amigos y conocidos que cumplen completamente este tipo de conductas. Cierto es que esto ha existido siempre, pero que ahora se le pone nombre y tienen mucha más visibilidad.

¿Qué características de la persona tengo que tener en cuenta para no caer en relaciones inmaduras?

Hay un artículo de un escritor en auge (Pablo Arribas) que es claro es este aspecto. Él lo llama, SAL CON UN VALIENTE: ESO O NADA. Pues esto mismo pensamos nosotros.

¿Cuántas personas conocemos que soportan una relación insana? Personas que no se valoran y por lo tanto NO EXIGEN NADA EN SU RELACIÓN. Todo parece “aceptable” y justificable para no separarse de esa persona.

Diariamente vemos en consulta personas sufriendo porque no les dan lo que necesitan y lo sorprendente es que la opción de acabar con esa relación para ellos es impensable. Dedican años a luchar por que sus parejas le quieran y le demuestren… ¿Qué factura pagan? Ansiedad constante, miedo, insatisfacción, amenaza, dependencia emocional, bajo concepto de sí mismas y culpabilidad. Y todo esto por no aceptar que cuando algo no funciona hay que retirarse.

Nos preguntábamos antes si el siglo XXI es la era de las relaciones sin compromisos, sin ataduras, sin responsabilidades para con el otro y sin arriesgarnos al amor. ¿Dónde están los valientes?

Detrás de alguien que arriesga hay alguien que ama.

Como Solucionar Problemas de Pareja. Pareja paseando por el campo, ella sobre los hombros de el

Como le gusta decir a Álex Rovira, “el coraje, más que la ausencia de miedo es la consciencia de que hay algo por lo que merece la pena que arriesguemos. El coraje es la fuerza del amor al servicio de la consciencia”. Y es que coraje y amor son atributos que se ven en el espejo: el que ama, arriesga y el que arriesga, ama.

Cuando no sepas dónde están esos valientes, fíjate en los que dicen diciendo no, pues detrás de alguien que renuncia hay una persona que elige, detrás de alguien que elige hay una persona que arriesga y detrás de alguien que arriesga hay una persona enamorada. Donde hay un valiente, hay un amante.

Lo que diferencia a alguien valiente de un “cobarde” es que no se queda parado ante la bifurcación pensando en lo que pierde o en lo que renuncia, sino que ve en ti una victoria y ganancia suficiente como para no tener que mirar atrás. No se echa a un lado pensando que siempre puede venir algo mejor, porque acepta que el mundo es imperfecto, que tú lo eres… que los dos lo sois. Sabe que lo importante no es ni la realidad, ni lo que hay, sino lo que podéis llegar a crear, y para eso no hace falta ser perfectos, hace falta ponerse manos a la obra.

¿Qué caracteriza a un valiente?

Un valiente no entiende la estúpida forma que tiene la cultura de valorar el éxito o el fracaso y la pérdida o la ganancia, pues cree que a nadie que lo ha dado todo se le puede exigir nada y que lo único que verdaderamente se puede perder en la vida no es una pareja, un partido, un sueldo, etc., ellos saben que lo único que verdaderamente se pierde en la vida son oportunidades.

Pero para los que no han tenido la suerte (aún) de encontrar a un valiente y han iniciado su proceso de desapego…

El primer problema que nos encontramos en muchas relaciones es que alguna de las dos parte son personas con baja autoestima. Un concepto malo de ti mismo hace que NO ELIJAS A TU PAREJA, sino que seas elegida por ella. Esto repercute en la relación porque al no elegir desde un principio a una persona con una serie de características que se asimilen a lo que buscas y esperas ya crea un problema de base.

Por supuesto,«si yo no me quiero, no me valoro, ni aprecio casi nada bueno en mi, pensaré que por consiguiente, nadie va a quererme, ni valorarme, ni encontrar nada que destaque en mi ser. Sentiré que los demás siempre se darán cuenta que las otras son mucho mejores que yo, y por lo tanto me voy a quedar sola. Ésta es una creencia que a parte de un miedo terrible, nos genera muchísima ansiedad.»

Y además, las personas que se valoran tan poco caen en relaciones de dependencia emocional.

Como decíamos anteriormente una buena relación debe fundamentarse de estos pilares: Amor, confianza, respeto y aceptación. Los errores que cometemos al iniciar una relación son:

  1. NO ELEGIR TÚ, te eligen a ti.

  2. Abandonas tu área SOCIAL.

  3. Dejas de hacer tus actividades personales de OCIO

  4. Tu vida gira alrededor de la pareja

  5. No poner límites

  6. No expresar lo que piensas, quieres y necesitas.

  7. Ir demasiado de prisa

    Como Solucionar Problemas de Pareja. Pareja abrazada

Estos errores muchas veces acaban por provocar una crisis de pareja y entonces las personas nos planteamos como afrontar una ruptura ya que esto suele causar mucho malestar en la persona. A la hora de saber cómo superar una ruptura de pareja vamos a tener en cuenta dos aspectos: el primero son las diferentes etapas por las que pasamos llamadas “fases del duelo amoroso” y por otro lado una serie de trampas cognitivas en las que no debemos caer para no alargarnos e intensificarnos el malestar propio de una pérdida.

Con respecto a la primera parte…

Fases de una ruptura de pareja

FASE 1: Pérdida

Me han dejado. Es esta una fase de toma de contacto con la realidad. A veces hemos estado en una relación destructiva durante un tiempo y nos hemos servido de herramientas como la negación para no afrontar la verdad (que mi relación estaba destinada al fracaso).No suele durar mucho pues al poco, el enfado y la incertidumbre darán paso a la tristeza.

FASE 2: Desesperanza

Es la fase más desagradable pues el estado de ánimo se deprime, mi autoestima baja y no me ha dado tiempo aún a adaptarme. Es ahora cuando suelen surgir los pensamientos catastrofistas del tipo “nunca encontraré a nadie como él/ella”, “no me volveré a enamorar”, “¿quién me va a querer?”…La conducta más habitual en este período es encerrarse en sí mismo, no salir de casa y dejar de realizar actividades de ocio. Todo ello conlleva a que se alargue la tristeza más de lo necesario.

FASE 3: Ansiedad

Cuando han pasado unos días entramos en la fase en la que creamos una curiosa fantasía: la persona que nos ha dejado era PERFECTA. Sólo nos acordamos de lo bueno de la relación y TODO nos recuerda a él/ella. Es el tiempo en el que empezamos a hablar mucho de la ruptura, con amigos o familia. En esta fase corremos el riesgo de intentar que mi ex pareja vuelva conmigo, a toda costa.

 ERROR COMÚN EN ESTA FASE: Mantener el contacto con mi ex (mensajes, wathsapp, llamadas a las tantas de la madrugada…). Estas conductas suelen llevar a que la persona se aleje todavía más y además nos producen una sensación de frustración cuando no conseguimos nuestro objetivo, que vuelva.

FASE 4: Aceptación

Cuando vemos que nada de lo que hacemos o pensamos hace que nos sintamos mejor empezamos a asimilar la realidad. Esta persona ha dejado de formar parte de mi vida y ahora toca que yo inicie nuevas rutinas y actividades SIN él/ella.Es aquí cuando realmente establecemos el cambio y al principio nos sentiremos raros al volver a hacer cosas sin contar con la otra persona, pero no cuesta acostumbrarse si lo afrontamos con positividad

FASE 5: Superación

Es la última y mejor fase. En este momento estás preparado para recordar tu anterior relación de pareja con objetividad. Analiza, evalúa y verbaliza con alguien los errores cometidos para aprender de ellos. Si puedes evita el rencor porque culpabilizar sólo a la otra persona de la ruptura de vuestra pareja es injusto. A no ser que haya habido un motivo claro como la infidelidad o el maltrato, el desgaste de una relación no lo produce sólo un miembro de la pareja.

Artículo relacionado: Cómo afrontar una infidelidad en pareja

Con respecto a la segunda parte para saber como superar una separación…

 ¿Qué hace alargar las de una ruptura de pareja?

Pensamientos catastróficos ante el futuro:

  • ¿Y si me arrepiento?”: El temor a cometer un error irreparable tiene dos facetas: la primera es querer regresar a la relación y que nos digan que no, y la segunda, dudar de que hayamos hecho todo lo posible para salvar la relación. Por tanto necesitamos tener la conciencia tranquila y la convicción profunda de que hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance. El problema es que para algunos, “todo lo posible” es definitivamente ilimitado. También está presente la idea del “cumplimiento del deber”. Hay que destacar dos arrepentimientos típicos anticipados que se presenta:

    • ¿Y si lo extraño?”: Duele, pero no mata.

    • ¿Y si me siento culpable?”: Escribe lo que hiciste y lo que dejaste de hacer. Vuelve a los hechos. Nunca olvides que el límite es el auto respeto.

  • ¿Y si mi ex cambiara su manera de ser y otra persona disfruta de los beneficios que yo no tuve?”: Cuando el motivo de separación está fundamentado y tu pareja no es precisamente un dechado de virtudes ¿de qué beneficios hablas? Hay dos variantes:

  • Miedo anticipatorio 1: “¿Y si mi ex volviera a ser como era al principio, dulce y cariñoso o cariñosa?” Pues si eso ocurriera, tienes un motivo más para no volver atrás: no quiso mejorar contigo, sino que decidió cambiar su manera de ser con otra persona. No merece ni tu amor ni tu complacencia.

  • Miedo anticipatorio 2: “¿Y si alguien se aprovecha de mi inversión?” ¿A qué gozo te refieres? Si te alejaste, fue precisamente porque la relación estaba mal, porque era destructivo para todos. Entonces: ¿volver a dónde? ¿volver a qué?

  • La esperanza es lo último que se pierde: Este pensamiento está ligado al futuro porque lleva a perseverar y esperar. Si ya no te ama ¿para qué la esperanza? Si la relación que tienes impide tu autorrealización, ¿tendrías que mantener la esperanza de una supuesta liberación? ¿y por qué no hoy, ya, ahora? Si la persona que amas viola sistemáticamente tus derechos, ¿habría que alimentar la esperanza de que un buen día recapacite y te deje de maltratar? ¿y mientras tanto?

  • Debe de ser muy difícil empezar de nuevo”: Depende, la gente que termina una relación tiende a ubicarse en dos extremos: están los que “vuelven a nacer” porque han tenido relaciones espantosas, y los que pasan un duelo complicado, porque la relación no era tan mala. Por lo general, pasados los tres primeros meses, si la relación no fue la mejor del mundo, las personas comienzan a renacer de sus propias cenizas. Algunas personas piensan que:”Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, y de esta manera evitan tener que empezar de nuevo. Lo único que logra este tipo de solución es que el problema se multiplique de manera exponencial, porque lo “malo” se hace “intolerable”.

Como Solucionar Problemas de Pareja. Perfil de chica con sombrero

  1. Sacar conclusiones injustas: tipo…”nunca me ha querido” “me ha tratado mal”… Que una relación termine no significa que no te haya querido nunca. Las cosas cambian y no es justo juzgarlas desde el prisma de ahora.

  2. Adivinar los motivos de la ruptura: Seguir creyendo tus ideas irracionales sobre los motivos macabros y malvados que le llevaron a tu ex a dejar la relación no te va a ayudar en nada. Sea por el motivo que sea el resultado es el mismo.

  3. Pretender una amistad y luchar por ella: Ahora no es momento de ser amigo/a de tu ex. Con el tiempo llegará pero si no quieres complicarte el duelo es el momento de nuestro llamado CONTACTO 0 (no whatsapp, no facebook, no mensajes, no instagram)

  4. No Aceptar las emociones negativas como parte del proceso: permitetelas.

  5. Ideas catastrofistas sobre el futuro que te espera: fíjate en personas de tu entorno que hayan vivido ruptura de pareja por terceras personas, ruptura de pareja de hace muchos años, etc y acabarás dándote cuenta que han seguido, que han rehecho su vida y que son tan o más felices que antes.

    Si todo el mundo sigue adelante ¿por qué tu no?

    Itziar Villalba. Psicóloga Sanitaria  

Aurora López. Psicóloga Sanitaria