TOC. Vamos a hablar sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Vamos a comenzar explicando que es una obsesión.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo. La palabra obsesión es una palabra muy arraigada en nuestro vocabulario diario. Una obsesión se refiere a cualquier pensamiento recurrente o deseo persistente que controla tu conducta. A menudo utilizamos la expresión “estás obsesionado”, “tienes obsesión por una persona” o “eres una persona obsesiva” cuando alguien persigue a sus ídolos, cuando come cierto tipo de comida o cuando adora a un grupo de música.

Pero realmente una obsesión es algo más que eso. Las personas que tienen obsesiones se sienten muy angustiados por dichos pensamientos y no quieren tenerlos. Esta es una de las diferencias entre obsesión y pensamientos repetitivos de los cuales la persona disfruta. ¿Cómo saber si estás teniendo una obsesión o una preocupación excesiva ante un problema? La obsesión debe producir grandes niveles de ansiedad y además intentas deshacerte de estos pensamientos ignorándolos, o intentando expulsarlos de tu conciencia.

Las obsesiones son muy comunes. Casi el 90% de la población presenta pensamientos obsesivos e intrusivos de vez en cuando.

Qué es TOC?

El trastorno obsesivo compulsivo (llamado habitualmente TOC) es un trastorno de salud mental que puede afectar a cualquier edad y cultura. Cuando aparece el Trastorno Obsesivo Compulsivo la persona se ve atrapada en una serie de pensamientos obsesivos, imágenes o impulsos que aparecen de forma involuntaria, son muy difíciles de quitar y lleva a cabo actos compulsivos. Las obsesiones son pensamientos intrusivos, imágenes o impulsos que dan lugar a sentimientos angustiantes. Normalmente estos pensamientos, imágenes e impulsos chocan con nuestra moral o con nuestra forma de ser, por lo que solemos sentir que son ideas o impulsos absurdos o descabellados. En cambio las compulsiones son las conductas o actos que la persona realiza para tratar de deshacerse de las obsesiones y/o disminuir la angustia.

Al leer lo anterior, puede ser que te sientas identificado, ya que la gran mayoría de personas tiene pensamientos intrusivos y conductas compulsivas o de comprobación debido a ciertas preocupaciones (por ejemplo, comer algo que ha caído al suelo, revisar si hemos cerrado y apagado todo correctamente). También pueden aparecer estos pensamientos de vez en cuando de forma agobiante, pero al rato desaparecen.

En cambio, si tienes TOC dichas obsesiones y compulsiones son mucho más frecuentes e intensas, es decir, aparecen muy a menudo y causan un gran malestar. Además te sientes angustiado por las obsesiones y supone un dolor un intenso suprimir los pensamientos molestos.

Para ser diagnosticado de TOC, tanto las obsesiones como las compulsiones tienen que consumir al menos una hora diaria e interferir en tu vida, por ejemplo, el comprobar las cosas continuamente supone tal gasto de tiempo para ti que te impide llevar a cabo otras actividades, como trabajar…

A continuación se exponen una serie de casos:

El caso de Laura:

Laura tiene 35 años. Se casó hace 5 años y acaba de tener un bebé muy deseado. Al nacer su hijo ha dejado su trabajo. Actualmente se dedica al cuidado de su hijo. Durante las primeras semanas Laura estuvo muy estresada con todos los cambios que produce el embarazo. Un día Laura se encontraba en el balcón de casa con su bebé en brazos mientras lo balanceaba. A Laura se le pasó el pensamiento por la cabeza de “ ¿y si lo estrangulo? O ¿y si lo tiro por el balcón?. Laura dice que sintió como el horror recorría su cuerpo y se quedó paralizada. Laura entró rápidamente en casa y dejo al bebé sobre su cuna. A partir de este momento Laura comenzó a dejar de salir al balcón y coger a su hijo cada vez menos. Lo cogía cuando era estrictamente necesario o cuando había alguien presente. Laura se castigaba continuamente por dichos pensamientos.

El caso de Leticia:

Leticia es una mujer de 32 años. Es cocinera y trabaja en el restaurante familiar. Está soltera y sin hijos, vive con su madre. Leticia tiene una vida social muy activa, le gusta mucho salir y estar con amigos. Además le gusta conocer chicos cuando sale de noche. Leticia lleva un tiempo teniendo pensamientos del tipo “¿y si soy lesbiana? ¿Y si realmente me gustan las mujeres y por eso no tengo una pareja estable como el resto de mis amigos? Esto no puede ser, siempre me he sentido atraida por los hombres”. Además Leticia en presencia de su padre tiene pensamientos del tipo: “¿y si me da un impulso y acabo tocándole las nalgas a mi padre?. Leticia acude a consulta horrorizada por estos pensamientos. Leticia evitar estar tiempo a solas con su padre. Cuando él está en el salón ella se va directamente a su habitación. Solo está con el padre en presencia de otros familiares. Además Leticia sale cada vez menos con sus amigos.

El caso de Lucía:

Lucía tiene 40 años. Es enfermera y desde hace tiempo nota que le dan asco muchas más cosas que antes. Al estar en contacto con tantos virus a diario tiene miedo a poder contaminarse. Estos pensamientos le llevan a lavarse las manos unas 40 veces al día aproximadamente. Por su trabajo tiene que tomar ciertas medidas de precaución e higiene, pero ella reconoce que es exagerado. También en casa se lava las manos de manera excesiva. Reconoce dedicar más de una hora y media al día en total al lavado de manos. Lucía sabía que no se iba a contaminar de nada, pero el no lavarse las manos le producía tanto malestar y angustia que tenía que realizarlo una y otra vez.

El caso de Adrián:

Adrián tiene 45 años. Es médico y lleva 15 años trabajando en un hospital. A Adrián siempre le ha gustado el orden y la perfección. Adrián dedica a su trabajo más horas de las necesarias. Cuando escribe algún informe lo lee muchas veces. A menudo le vienen pensamientos del tipo “¿y si lo he escrito mal y no me he dado cuenta?” estos pensamientos le producen tal ansiedad que hacen que dedique mucho tiempo (aproximadamente una hora al día) a revisar todos los informes para comprobar que no tienen ningún error.

¿A cuánta gente afecta el TOC?

Se calcula que entre el 1-3% de la población padece TOC. Se da tanto en hombres como en mujeres de cualquier cultura. Es un problema que suele comenzar en la edad adulta, aunque también puede aparecer en la infancia.

¿Cuáles son los síntomas del TOC?

El TOC puede manifestarse de muchas formas diferentes, los síntomas del TOC más comunes pueden ser las compulsiones de comprobación y las de lavado o limpieza. También las de simetría, los pensamientos sexuales, pensamientos agresivos e involuntarios, contar de forma compulsiva, preguntar para asegurarnos, ordenar y acumular.

Cuando hablamos de trastorno obsesivo puro, nos referimos al hecho de personas que presentan obsesiones sin o con menos compulsiones (comprobar, contar, lavar…). Los comportamientos llevados a cabo para reducir la ansiedad suelen consistir en evitación mental o excesiva preocupación.

¿Es lo mismo un trastorno obsesivo compulsivo que un trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo?

No es lo mismo, pero sí tienen características comunes. El Trastorno Obsesivo Compulsivo es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos perturbadores y persistentes, considerados obsesiones y compulsiones, que son conductas repetitivas llevadas a cabo para reducir la ansiedad producida por los pensamientos obsesivos.

Por otro lado tenemos el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo que se caracteriza por una tendencia a ser muy perfeccionista, organizado e inflexible.

Por consiguiente, la principal diferencia entre ambos trastornos está en que el TOC es un trastorno de ansiedad mientras que el trastorno de la personalidad obsesivo compulsivo es un trastorno de la personalidad (esto es, un grupo de afecciones mentales en las cuales una persona tiene un patrón prolongado de comportamientos, emociones y pensamientos que es muy diferente a las expectativas de su cultura).

Aunque sean dos condiciones diferentes, no es extraño que muchas personas presenten síntomas de ambos trastornos psicológicos. Todos podemos presentar síntomas aislados de uno de ellos o de ambos.

¿Qué tipos de obsesiones existen?

Existen tantos tipos de obsesiones como nuestra mente sea capaz de imaginar. Entre las obsesiones más frecuentes nos encontramos con:

Suciedad, enfermedad y contaminación. En esta obsesión podemos pensar que nosotros mismos, algún ser querido u otras personas puedan ensuciarse, contagiarse o contaminarse, y esto podría provocar la muerte o una enfermedad grave. Dentro de esta obsesión tenemos tres tipos diferentes:

Las obsesiones de suciedad: aparece un gran malestar al entrar en contacto con heces, orina, sudor, saliva, basura, animales, ropa u objetos sucios.

Las obsesiones de enfermedad: el miedo aparece al entrar en contacto con gérmenes causantes de enfermedades.

Obsesiones de contaminación: el temor aparece al entrar en contacto con productos químicos o sustancias peligrosas o perjuciales para la salud.

Las obsesiones de agresión: el miedo o temor está en poder llegar a agredir tanto física como verbalmente a alguien o a ti mismo. Aparece un miedo a perder el control y hacer algo malo.

Estar en peligro: aparecen pensamientos obsesivos donde piensas o imaginas que puedes estar en peligro, como por ejemplo miedo a cometer una imprudencia. Por ejemplo, dejar el gas abierto, la puerta de la casa, del coche…

Sexualidad: suelen aparecer pensamientos obsesivos de violar o abusar de alguien, imágenes pornográficas, impulsos de desnudarse, de besar a alguien contra su voluntad, sensación de haber agredido sexualmente a alguien…

Pensamientos sobre un tema que se repiten una y otra vez, hasta que resulta desagradable.

¿Cuáles son las compulsiones más frecuentes?

  1. Las compulsiones de lavado, limpieza, desinfección: son las conductas llevadas a cabo de lavarse muchas veces al día y durante mucho tiempo. El lavado puede ser del propio cuerpo, de la ropa, de la casa, de las mascotas, del coche, de los hijos, de la pareja…
  2. Orden y simetría: necesidad de orden y simetría para poder estar a gusto. Se pierde mucho tiempo ordenando y alineando las cosas a diario. Y si las cosas no están así aparece gran estrés y angustia.
  3. Repetición o contar. Se llevan a cabo una serie de comportamientos o acciones mentales para reducir el malestar. Por ejemplo, repetir palabras o frases mentalmente.
  4. Acumulación. Guardar o almacenar objetos sin aparente utilidad en casa, ocupando espacio innecesario en casa o en el trabajo.
  5. Las compulsiones de comprobación: consiste en corroborar que algo negativo no ha sucedido, que no has cometido ningún error ni imprudencia. Las comprobaciones pueden ser físicas, es decir, ir al lugar para comprobar que eso que temo no ha sucedido realmente o mentalmente, repasando y comprobando todo lo que has hecho.

¿Qué diferencia hay entre compulsión y ritual?

Un ritual es cuando una compulsión (por ejemplo, de las expuestas anteriormente) tiene una serie de pasos que han de cumplirse siguiendo un rígido orden, es decir, sin saltarse ningún paso. Por ejemplo, para comprobar que el coche no está rallado, comenzar SIEMPRE revisando por las ruedas, luego las puertas…así sin saltar ningún paso.

¿Qué diferencia existe entre el TOC y las preocupaciones diarias?

Seguramente muchas veces sientas que te preocupas en exceso por trabajo, estudios, problemas económicos…estas preocupaciones pueden ser tan excesivas que puedes llegar a tener la sensación de que no lo puedes controlar, y es posible que aparezca ansiedad, tensión, inquietud, problemas de concentración, sueño… esto mantenido en el tiempo puede dar lugar a dolores musculares, cansancio, problemas de estómago…

Hasta aquí más o menos podemos pensar que son lo mismo, la diferencia está en que cuando tienes preocupaciones no te sientes extraño al tenerlas ni intentas evitarlas, ya que pensamos que el preocuparnos por ciertos asuntos es positivo. Es decir, la preocupación es un intento por solucionar problemas reales que aparecen en el día a día. En cambio cuando tienes una obsesión no ayudan a solucionar ningún problema, sino que la obsesión en si es el problema.

¿Cuáles son las causas del Trastorno Obsesivo Compulsivo o TOC?

Muchos pacientes se preguntan por qué tienen TOC. Es una respuesta difícil, porque no se sabe al 100%, pero lo que si se sabe es que existen una serie de factores que en mayor o menor medida contribuyen a la aparición y desarrollo del TOC. El TOC puede estar causado tanto por factores biológicos como psicológicos.

Factor genético: Existe evidencia del factor genético en el origen y mantenimiento del TOC. Algunas personas tienen más facilidad para desarrollarlo que otras, al igual que sucede por ejemplo con las úlceras o diabetes hay gente con mayor predisposición genética.

El factor psicológico: Existe evidencia que las experiencias de aprendizajes y creencias que posee la persona, tienen gran influencia en la aparición del TOC. Personas diagnosticadas de TOC tienen un elevado sentido de la responsabilidad y una gran sensibilidad a cometer errores.

Existen ciertas experiencias que pueden favorecer la aparición de TOC durante la infancia:

  • Hay niños que tienen que crecer antes de tiempo, por determinadas situaciones familiares, como puede ser enfermedad de los padres. Esto hace que el niño asuma responsabilidades que no le corresponden a su edad.
  • Mucha protección familiar: cuando los padres no dejan a los hijos hacer nada, ni tomar responsabilidad en nada. Esto puede dar lugar a personas inseguras, que tienen miedo a cometer errores, puesto que no están acostumbrados a equivocarse.
  • Educación familiar y fuera de casa: existen familias o colegios que valoran notablemente el aseo, orden, limpieza, perfección, no cometer errores. Aclarar que es bueno que se enseñe a los niños desde pequeños, pero siempre sin llegar a un extremo o sin ridiculizar si lo hace mal.
  • Pensamientos con consecuencias negativas por casualidad: la gran mayoría de los niños se enfadan cuando no consiguen lo que quieren. Durante este enfado es normal que el niño maldiga cosas contra sus padres o hermanos. Si algo de esto sucede por casualidad. El niño podrá pensar que sus pensamientos pueden influir negativamente en la vida de los demás. Esto puede llevar a un adulto que sea responsable de sus pensamientos y deseos.
  • Errores con consecuencias negativas: es posible que tanto de niño como de adulto hayas cometido algún error y que este haya tenido consecuencias negativas. Es posible que hayas sido castigado por ese error. Esto puede haber facilitado que te sientas responsables si vuelves a cometer un error.

Pero con lo leído hasta el momento no se desarrolla un TOC, es decir, tanto la parte genética, como psicológica tienen gran peso, pero son necesarios ciertos acontecimientos vitales estresantes y un estado de ánimo negativo.

¿Qué tests pueden ayudar en el diagnóstico del Trastorno Obsesivo Compulsivo?

Entre los test del TOC más comunes para ayudar a su diagnóstico:

  • El cuestionario de temores de Wolpe
  • Escala Yale-Brown de Obsesiones y Compulsiones

¿Cómo tratar el TOC?¿Cómo puedo resolver mi problema?

Si tienes TOC o conoces a alguien cercano que lo padezca tal vez te estés preguntando que puedes hacer para solucionar el problema. Hasta el momento existen dos tratamientos para el TOC eficaces: el tratamiento farmacológico y el tratamiento psicológico. En muchos casos de combinan ambos tratamientos sobre todo en los casos en los que se dan las obsesiones sin compulsiones.

Con respecto al tratamiento farmacológico los fármacos para controlar tanto las obsesiones como las compulsiones son los antidepresivos. Son muy efectivos. El problema que existe con los fármacos, es que al dejar de tomarlos existe un mayor riesgo de recaída que si se realiza a su vez tratamiento psicológico de forma conjunta.

Según los estudios realizados hasta el momento, el único tratamiento psicológico para superar el TOC que ha demostrado ser eficaz es el tratamiento cognitivo conductual. El principal objetivo del TOC es reducir las obsesiones, las compulsiones y el malestar que causan en la vida de la persona. Mejorando la calidad de vida del paciente y permitiendo una vida sin limitaciones.

El primer paso de la terapia psicológica hacia la reducción de tu conducta obsesiva compulsiva es abandonar todo ritual. Una vez identificados los rituales que desea abandonar, hay que encontrar el modo de prevenir la aparición. Las ganas de llevar a cabo el ritual serán muy intensas, pero la parte positiva es que con el tiempo esos impulsos intensos disminuirán. Cuanto más trabaje por prevenir los rituales más ventaja tendrás ganada a largo plazo.

Muy importante: lo peor que puede suceder si no realizas el ritual es que te sientas incómodo.

Recuerda que, los pensamientos intrusos y las compulsiones se pueden explicar de la siguiente forma:

  • Estás en peligro o puedes provocar un daño. Por tanto, tienes que hacer algo para impedirlo.
  • Te preocupa la posibilidad de estar en peligro o de provocar un daño. Esta preocupación te lleva a hacer algo para sentir alivio.

¿Qué estrategias puedo tener a la hora de resistirme a los rituales?

  • Al comenzar a resistirte a los rituales vas a experimentar ansiedad. Esta ansiedad no es perjudicial ni peligrosa, aunque si desagradable.
  • Lleva a cabo alguna conducta que le impida realizar el ritual (por ejemplo, enviar el email justo después de escribirlo, para que así no puedas comprobarlo, meter la llave inmediatamente después de cerrar la puerta en el bolso).
  • La ansiedad disminuirá cuanto más realices el ritual.

¿Cómo pueden ayudar los familiares?

  • Llamar la atención de tu familiar cuando esté realizando un ritual.
  • No participes en sus rituales, ignorar las conductas de certificación por más que insista.

A continuación se proponen una serie de ejercicios para trabajar o quitar los pensamientos obsesivos:

  1. Controlar los pensamientos intrusos: cuando estos aparecen es normal que los quieras quitar de tu mente a toda costa. Ten la libertad ahora mismo de pensar durante 5 minutos en lo que quieras, MENOS en un elefante rosa. Cuando aparezca el elefante en tu mente quitalo, intenta eliminarlo. ¿Cómo ha ido el experimento? Si has aguantado los 5 minutos, seguramente el elefante ha aparecido en numerosas ocasiones. Esto sucede porque para dejar de pensar en algo, primero hay que pensar en eso. Y esto es lo que sucede con los pensamientos intrusos, en lugar de evitar dichos pensamientos lo que haces es preguntarte por qué has tenido ese pensamiento. Si aparece un pensamiento desagradable en tu mente y te preguntas por qué lo has tenido, es probable que pienses que lo has tenido y esto te lleve a otro pensamiento más y así sucesivamente. Cuantas más preguntas te haces más angustia aparece.
  2. Comprobar el poder de los pensamientos: Muchas gente suele pensar que el pensar en algo puede hacer que suceda. Por ejemplo, si piensas que vas a tener un accidente de tráfico, puedes pensar que te pueda dar un impulso y acabar fuera de la carretera. Es muy importante tener claro que los pensamientos no pueden hacer que las cosas sucedan. Las acciones requieren de tu voluntad y de la de otras personas.

El TOC en niños también puede aparecer:

Cómo ya hemos dicho anteriormente, el inicio suele ser durante la adolescencia o inicio de la edad adulta. Pero también el TOC infantil puede darse.

Señales de trastorno obsesivo compulsivo en los niños:

  • Preocuparse mucho por la suciedad y los gérmenes.
  • Lavado frecuente de manos, a menudo siguiendo un ritual. Tener las manos enrojecidas, piel agrietada debido al exceso lavado.
  • Evitación del sitios que puedan estar sucios, como el recreo, ciertas clases…
  • Llevar los cordones sueltos porque puedan estar contaminados.
  • Evitar tocar ciertas cosas por pensar que están sucias.
  • Preocupación excesiva por las secreciones y desechos corporales.
  • Insistencia en mantener cierto orden.
  • Tener que contar y repetir las cosas cierto número de veces.
  • Repetir rituales, por ejemplo, pasar una y otra vez por las puertas, tocar objetos cierta cantidad de veces, dejar las cosas de cierta manera.
  • Comprobar continuamente las cosas, por ejemplo las puertas, luces, cerraduras.
  • Hacer las cosas en un tiempo excesivo. Por ejemplo, observar numerosas marcas de haber borrado en tareas escolares.
  • Miedo excesivo a hacerse daño.
  • Temor a equivocarse.
  • Acumulación excesiva de cosas
  • Ansiedad e irritabilidad excesivas.

El tratamiento recomendado para niños con Trastorno Obsesivo Compulsivo o TOC es la terapia psicológica cognitivo-conductual.

El TOC es un trastorno psicológico que puede afectar a cualquiera como hemos visto a lo largo del artículo, lo más importante es ponerse en tratamiento psicológico tan pronto como comience a notar algunos de los síntomas descritos en este artículo.

 

Trastorno obsesivo compulsivo: Dar vueltas sobre lo mismo.
4.8 (96.47%) 17 votes

2018-10-04T17:51:25+00:00

Deje su comentario